26 de septiembre de 2013

Braulio Botero Londoño, un hombre que fue flama

ENSAYOS DE HISTORIA QUINDIANA - Volumen 1 (Biblioteca de Autores Quindianos - Academia de Historia del Quindío -In Memoriam Jorge Enrique Árias Ocampo 1944-2010-. Publicado por la Gobernación del Quindío y la Universidad del Quindío. abril de 2010).
Braulio Botero Londoño, un hombre que fue flama. John Jaramillo Ramírez, pag. 45 - 77.

Fotografías: Braulio Botero Londoño y fachada del cementerio Libre de Circasia (Quindío - Colombia)



Ensayo nro. 2: Esbozo biográfico de Braulio Botero, el independiente e inolvidable creador del Cementerio Libre de Circasia, escrito por John Jaramillo Ramírez quien lo conoció de cerca por lazos familiares, donde revela la historia de un hombre que supo entender su fidelidad hacia sí mismo y su contribución a los aires libertarios de su época, como un tributo a la patria.

22 de septiembre de 2013

El paso del Libertador por el Quindío

ENSAYOS DE HISTORIA QUINDIANA - Volumen 1 (Biblioteca de Autores Quindianos - Academia de Historia del Quindío -In Memoriam Jorge Enrique Árias Ocampo 1944-2010-. Publicado por la Gobernación del Quindío y la Universidad del Quindío. abril de 2010).
El paso del Libertador por el Quindío. Evelio Henao Ospina. pag. 13 - 43.

Figura: Palma de Cera. América Pinotoresca

Ensayo nro. 1: El escrito de Evelio Henao Ospina (quien se acerca al episodio del Libertador en su paso por el camino del Quindío), revela un trato amable pero descriptivo de esa excursión de los patriotas. Las dotes de literato que expone este académico nuestro, nos permiten recrear en forma amena el único viaje de Bolívar por nuestra tierra, con todos los antecedentes que traía del Perú y el Ecuador para enfrentarse en la capital con nuevos problemas.
Descargar pdf

El tesoro perdido de los quindianos

Jaime Lopera Gutiérrez (Presidente de la Academia de Historia del Quindío)
09 de enero de 2006

En una sala del poco visitado Museo de América, en Madrid, España, bajo el número 17.477 del inventario, hay un poporo de 22 x 12,5 centímetros, en oro de 900 milésimas, que perteneció a esa cultura precolombina la cual, según los expertos, habitó la actual región del eje cafetero entre los siglos VI al X d.C.[1]  

El objeto antropomorfo, realizado mediante la técnica de la cera perdida, representa una figura masculina desnuda, sentada en un asiento ceremonial y aparece ricamente ornamentada.

Crónica sobre el tesoro de los quimbaya

Roberto Restrepo Ramírez (Miembro de la Academia de Historia del Quindío)
20 de noviembre de 2009
UN LEGADO HISTÓRICO Y CULTURAL DEL QUINDÍO DE IMPONDERABLE VALOR DOCUMENTAL Y ARQUEOLÓGICO.

Uno de los imaginarios de la conquista llevó a la fundación de la urbe que hoy es la capital de Colombia. Ese hito histórico se conoció como El Dorado y se convirtió en una obsesión, que incluso llegó a la región del Quindío en la época de la colonización, cuando cientos de guaqueros, atraídos por el oro, pisaron los nuevos destinos en búsqueda de la “tierra de promisión”. Transcurrían las dos últimas décadas del siglo XIX y en las nuevas instalaciones se horadaban las superficies aledañas a los recientes fundos con la esperanza de encontrar el preciado metal

Diez ideas básicas para construir la identidad quindiana en el siglo XXI


Por: Nodier Botero J.
Publicado en La Crónica 22 de septiembre de 2013
La identidad es un proceso en permanente elaboración por medio de la interacción de lo individual con lo colectivo.

Los estudios de la sociedad y la cultura modernas han pasado en los últimos cien años desde los análisis organizacionales de Max Weber, a los modelos de naturaleza estructural y funcionalista del Talcot Parsons, hasta el análisis de las representaciones simbólicas del hombre y de los fenómenos sociales, basado en la idea de E. Cassirer que define al hombre como animal simbólico y en las revelaciones profundas de Gilbert Durand sobre el mundo de lo imaginario (en su libro Las estructuras antropológicas de lo imaginario). De manera que siguiendo estos principios se ha ordenado una importante corriente de estudios que estima a la cultura como construcción simbólica, a la sociedad como suma de estructuras que se identifican en el universo de los símbolos y a la identidad como proceso de reconocimiento de los miembros de una comunidad a través de la concientización de los llamados símbolos compartidos. 

18 de septiembre de 2013

El MET restituyó estatuas a Camboya

Por Álister Ramírez Márquez - Nueva York. (Publicado por El Tiempo - 31 de mayo de 2013.)
Sí es posible que devuelvan al país parte del tesoro quimbaya que está en Chicago.

11 de septiembre de 2013

Un paseo por el antiguo Camino del Quindío


Álvaro Hernando Camargo Bonilla  (Miembro de la Academia de Historia del Quindío)
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 9 de junio de 2013
Ubicado en el Triángulo de Oro de Colombia, corazón de los Andes colombianos; se constituye en importante destino turístico, histórico y cultural, por ser un escenario único de su género en la región.

El Camino del Quindío, desde Cartago a Ibagué, se describe dentro una diversidad de pisos térmicos (cálido, medio, frío y páramo, sobre formaciones orográficas de terrenos ondulados, en las dos estribaciones de la misma cordillera), que permitió una rica variedad de clima, flora y fauna.

4 de septiembre de 2013

El Camino del Quindío en la independencia.

Álvaro Hernando Camargo Bonilla (Miembro de la Academia de Historia del Quindío)
El Combate de Las Cañas
26 de julio de 1813.

Destacar y recapitular la memoria eco-histórico-cultural del Camino del Quindío, es revitalizar nuestra historia desde sus más tempranos inicios, e incentivar a los Quindianos a la búsqueda de nuevos elementos históricos, culturales y ecológicos, que apremien la construcción histórica de la Quindianidad.

En el desarrollo de las movilizaciones de independencia, el Camino fue necesario para el tránsito de ejércitos procedentes de Santafé hacia el occidente con el propósito de apoyar a las regiones de la gobernación de Popayán, leales a la causa libertaria.

Algunas de las contiendas armadas de la causa libertaria se presentaron en inmediaciones del Camino del Quindío, en la vereda las Cañas del Municipio de Alcalá, en límites con la vereda Las Pavas, de Filandia.

En 1813, el ejército español en cabeza de Juan Sámano, invadió al Cauca, los patriotas se replegaron de Popayán hacia Cartago. Unos 150 patriotas procedentes de Popayán se unieron al francés Manuel Roergas de Serviez, comisionado por el gobierno de Santafé para reforzar las tropas. Sámano ocupó a Cartago, con 1.000 hombres, y el 26 de julio de 1813 se enfrentó a Serviez, en Las  cañas o “Cerrogordo”.

3 de septiembre de 2013

El río corre hacia atrás, de Benjamín Baena Hoyos.
La novela de la colonización del Quindío

Carlos A. Castrillón (Miembro de la Academia de Historia del Quindío)
Texto leído en el acto de presentación de la segunda edición de la novela 
El río corre hacia atrás, de Benjamín Baena Hoyos (Manizales: Hoyos Editores, 2007)
Museo Quimbaya, Armenia, noviembre 8 de 2007

En el Quindío, desde su existencia como parte de una región más vasta (el Gran Caldas) hasta su constitución como entidad político-administrativa, la historia ha sido escrita desde una perspectiva que trata de conservar el tono épico y la mistificación de hechos, personajes y circunstancias históricas. Este tipo de historia, que se escribe desde los centros de poder cultural, ha impedido el reconocimiento de los diversos factores que influyen en la conformación de la cultura regional, limitándose a la reproducción de tópicos tales como la gesta colonizadora, la altura de miras de quienes la agenciaron, la supremacía de la influencia antioqueña y el desarrollo pacífico de la colonización.

Algunos estudiosos han propuesto, desde las investigaciones académicas, la imposibilidad de sostener tales tópicos. Se ha demostrado, por ejemplo, que la colonización del Quindío fue motivada por poderosos factores económicos, que la influencia caucana y cundiboyacense fue importante, que los procesos de población se produjeron no sin conflicto y que todo ello es causa de la distribución desigual de la posesión de la tierra, a partir de la cual se generaron las fuerzas de poder en un esquema semifeudal que aún subsiste. Así lo plantean los análisis de Jaime Lopera, las interpretaciones sociohistóricas de Carlos Miguel Ortiz y Jaime José Grisales y los apuntes históricos de Albeiro Valencia. Lopera (2005: 120) afirma que la visión mitológica puede entenderse en el Quindío como “una extensión de la poesía o como diferente interpretación de los materiales históricos” y Ortiz (1985: 33) señala al respecto que el “movimiento migratorio ni ha nacido por azar, ni ha sido un puro brote romántico o aventurero al que puede reducirse mistificándolo, ni es el puro fruto de una raza especial o de una especial ‘sicología’ […] sino que ante todo ha resultado de condiciones muy concretas y de contradicciones sociales resultantes del proceso histórico-social nacional y regional”.