Ir al contenido principal

El MET restituyó estatuas a Camboya

Por Álister Ramírez Márquez - Nueva York. (Publicado por El Tiempo - 31 de mayo de 2013.)
Sí es posible que devuelvan al país parte del tesoro quimbaya que está en Chicago.
Sí, las devolvió. De nuevo el Museo Metropolitano de Nueva York tomó la decisión de retornar a Camboya los 2 centinelas arrodillados que por más de 2 décadas estuvieron prestando guardia en una de las galerías del museo, en el área del arte asiático, inaugurada en 1994. Meses de negociación entre los representantes del gobierno camboyano y los abogados del MET. A través de la documentación correspondiente los camboyanos probaron que ambas piezas fueron arrancadas de un templo y sacadas del país de forma ilícita. Los torsos llegaron primero y luego las cabezas, que fueron donadas al MET como regalos separados entre 1986 y 1992. Las estatuas se restauraron y desde entonces se exhibieron en los corredores.

El gobierno camboyano pidió a través de Anne LeMaistre, representante de la Unesco en Phnom Phen, capital de Camboya, la restitución de las piezas e inició una petición formal al MET para la devolución.De acuerdo con el informe preliminar y evidencias, las 2 piezas y otra más, que estuvo en subasta en Sotheby’s, hacen parte de un grupo robado durante el conflicto civil en el país asiático. Por más de mil años las estatuas estuvieron en el templo Prasat Chen, en la región de Koh Ker, a 200 millas del noroeste de Phnom Phen.
Thomas P. Campbell, director del museo, dijo que se tomó la controvertida decisión después de que los representantes de Camboya presentaron evidencia de que los centinelas fueron arrancados del templo.Entre las pruebas se cuentan fotografías de las bases de granito donde estaban y testimonios de camboyanos que aseguran que estaban intactos en los 70s. De lo que se trata es de mostrar con el ejemplo de una institución de reconocimiento mundial como el MET, el compromiso de los museos estadounidenses en cuanto a la repatriación de piezas, en particular, cuando no existen documentos que demuestren la compra legal de las obras. Pero qué tiene que ver la aplicación de estándares rigurosos en los museos de E.U. con respecto a la solicitud de repatriar parte del tesoro quimbaya que está en Chicago?

Setenta y cuatro piezas de cerámica y orfebrería del tesoro quimbaya están en el Museo Field de Chicago. Fueron a parar a las bodegas del museo cuando llegaron como parte de un préstamo a la Exposición Mundial de 1893. Nunca regresaron a Colombia ni tampoco han sido expuestas desde entonces. No las tienen en exposición permanente pero están guardadas muy bien bajo llave en los sótanos del museo. Como lo expresé en artículos anteriores, ya es hora de que también las solicitemos al museo. Colombia ya posee una infraestructura adecuada para salvaguardar sus propios tesoros y poder, entre otros, investigar a fondo un período de nuestra historia precolombina.

Los colombianos tenemos que negociar directamente con el Museo Field y tratar de repatriar dichas piezas.Voceros del Museo sostienen que fueron donaciones o compradas siguiendo reglamentos legales. El MET adquirió los centinelas arrodillados del templo camboyano de forma legítima pero solo a través de la persistencia, la diplomacia, las pruebas y el trabajo excelente de abogados competentes fue posible lograr la devolución. Aunque el Museo Field de Chicago también tenga pruebas de las compras y donaciones, a los colombianos nos toca iniciar un reclamo justo y necesario. Es un nuevo llamado a las academias, a las universidades, a los museos, al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la Asociación de Colombianistas y sobre todo a los ciudadanos ya que es nuestro patrimonio. Ahora más que nuncaE.U. debe demostrar su compromiso con Colombia, a través de la repatriación de las piezas quimbayas, pero nosotros estamos en la obligación de dar el primer paso. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.