31 de enero de 2017

Corte Constitucional estudia ponencia que pide repatriar el tesoro Quimbaya


Noticia publicada por Noticias Caracol, 31 de enero de 2017

Las 122 piezas de oro fueron regaladas a la Corona española por el presidente Carlos Holguín Mallarino en 1892. La próxima semana habría un pronunciamiento al respecto por parte del alto tribunal.


La Corte Constitucional estudia una ponencia del magistrado Alberto Rojas que promete levantar roncha internacional: pide repatriar cuanto antes el tesoro Quimbaya que en el siglo XIX le regaló a España el presidente Carlos Holguín Mallarino.

El historiador Jaime Lopera sueña con ese retorno.

“Nosotros creemos que si el fallo lo facilita el presidente Juan Manuel Santos, con el togado de un premio Nobel encima, puede ir directamente a hablar con el rey Felipe a España y pedirle que haga la devolución al territorio colombiano de un patrimonio artístico que nos pertenece no solo a los quindianos sino a todos los colombianos”, dice Jaime Lopera, presidente de la Academia de Historia del Quindío.


22 de enero de 2017

Sotanas en la colonización quindiana

Padre Remigio Antionio Cañarte y Figueroa
En todos estos años hemos visto crecer los documentos e investigaciones sobre los orígenes de nuestra comarca, pero aún estamos buscando nuevos aportes que complementen esa tarea que nos hemos propuesto. Por ejemplo, varias personas se han ocupado ya del papel de la Iglesia en los procesos de colonización que se iniciaron en Antioquia y culminaron en el norte del Valle a principios del siglo veinte.

Quisiera mencionar solamente dos ejemplos. No fueron laicos, sino dos sacerdotes quienes dedicaron mucho tiempo al estudio de los documentos históricos que precedieron la fundación de ciudades, como es el caso del agustino P. Fabo[1] y del presbítero Guillermo Duque Botero[2] quienes escribieron con profusión de detalles la historia de Manizales y Salamina, respectivamente. Ninguno de los historiadores actuales puede hacer a un lado los notables aportes de estos dos sacerdotes al hablar de esas dos poblaciones, si quiere entender bien los sucesos de la colonización y la fundación de estas dos ciudades hermanas.    

Carlos Botero Herrera: Personaje quindiano

Para hablar de Carlos Botero Herrera tengo que retroceder medio siglo en la historia del Quindío. Lo conocí en 1969, cuando me establecí en Armenia. Carlos era gerente de la Nacional de Seguros y además sobresalía en otras actividades: compositor, cantante, poeta, periodista, líder cultural y cívico. Cabe aplicar el refrán: “De músico, poeta y loco, todos tenemos un poco”.

Nació en Samaná (Caldas), y desde muy joven se residenció en Medellín, donde cursó los estudios primarios y de bachillerato. Luego se trasladó a Armenia, donde ha permanecido por el resto de su vida.

En la capital antioqueña, como lo cuenta con la sencillez y la simpatía que le son características, se inició como mensajero del bufete de Fernando Mora, donde tuvo oportunidad de conocer y hacerse estimar de figuras eminentes del país, como Diego Luis Córdoba, Belisario Betancur, Gustavo Vasco, el “tuso” Luis Navarro Ospina, Gil Miller Puyo y el poeta Rafael Ortiz González. En Medellín comenzó a escalar posiciones en el campo laboral.   

Los Andes del Quindío

Imagen aportada por Norbert Pudzich, Cónsul alemán
 en el departamento de Quindío, del cuadro L
os Andes
 del Quindio del pintor alemán Albert Berg (1825-84)
El paso del Quindío fue vía obligatoria para los conquistadores, exploradores, aventureros y artistas que entraron por el mar Caribe o Venezuela y se dirigían a la costa Pacífica y Suramérica.  Asimismo en el siglo XIX fue el camino de acceso del científico prusiano Alexander von Humboldt (1769-1859) y su equipo para continuar el camino hacia el sur.  La travesía por el Quindío fue documentada por Humboldt, pintores europeos y otros viajeros en cartas, diarios y bocetos de la flora y la fauna de la región andina.

El recorrido del Humboldt entre 1799 y 1804 por territorios que hoy comprenden Venezuela, Colombia, Perú, México y Cuba, y su contribución al estudio de la naturaleza tropical hacen parte de una serie de exposiciones y conferencias organizadas en Nueva York y otras ciudades alemanas para resaltar su aporte y la influencia en el mundo científico y artístico del siglo XIX en Europa y las Américas.  Como resultado del trabajo en coordinación entre museos, instituciones educativas y privadas de los Estados Unidos Y Alemania, la Sociedad de las Américas con sede en Nueva York organizó la exposición Unidad de la naturaleza:  Alexander von Humboldt y las Américas.

El nombre de los Andes del Quindío en vez de Cordillera Central


Tal vez desde mediados de la centuria de 1.700, la hoy impropiamente llamada “Cordillera Central” se denominaba “Andes de Quindío”, “Montañas de Quindío” y “Sierra Nevada del Quindío”, nombres que fueron utilizados en los textos de los viajeros que cruzaron estas tierras, durante los siglos XVIII y XIX.

La primera referencia que encontramos sobre el nombre “Quindío” para denominar la cordillera aparece en el Diccionario histórico-geográfico de la América Meridional del sacerdote jesuita Giandomenico Coleti, publicado originalmente en Venecia en 1771, en el que aparece este texto: “Quindío (Chindii Montes): montañas altas y quebradas en la Provincia de Popayán, que deben atravesarse para ir a Anserma y otros lugares. El camino es impracticable en el invierno, y aún en el verano es difícil y peligroso. El clima es muy frío”.

También José María Espinosa, en 1813, se refiere a la “Montaña de Quindío”. Charles Saffray describe la región con estas palabras: “Altas montañas cuyo conjunto se designa con el nombre de Quindío”. En la nota necrológica que Francisco José de Caldas publicó en 1808 en el Semanario del Nuevo Reyno de Granada, a raíz de la muerte de José Celestino Mutis, dijo que, para sus operaciones de investigación, el científico se había asentado en la localidad de Mariquita, “situada esta ciudad al pie de los Andes de Quindío”.