Ir al contenido principal

Corte Constitucional estudia ponencia que pide repatriar el tesoro Quimbaya


Noticia publicada por Noticias Caracol, 31 de enero de 2017

Las 122 piezas de oro fueron regaladas a la Corona española por el presidente Carlos Holguín Mallarino en 1892. La próxima semana habría un pronunciamiento al respecto por parte del alto tribunal.


La Corte Constitucional estudia una ponencia del magistrado Alberto Rojas que promete levantar roncha internacional: pide repatriar cuanto antes el tesoro Quimbaya que en el siglo XIX le regaló a España el presidente Carlos Holguín Mallarino.

El historiador Jaime Lopera sueña con ese retorno.

“Nosotros creemos que si el fallo lo facilita el presidente Juan Manuel Santos, con el togado de un premio Nobel encima, puede ir directamente a hablar con el rey Felipe a España y pedirle que haga la devolución al territorio colombiano de un patrimonio artístico que nos pertenece no solo a los quindianos sino a todos los colombianos”, dice Jaime Lopera, presidente de la Academia de Historia del Quindío.



De ser aprobada la ponencia, el gobierno Santos tendría un año para traer las 122 piezas de oro por la vía de la diplomacia. Si no es posible, debe acudir al comité para el fomento del retorno de bienes culturales de la Unesco y si aun así España no entrega el tesoro, el Gobierno tendría que demandar ante la justicia de ese país el retorno inmediato de ese patrimonio cultural: un pleito de quilates.

Fuimos hasta las montañas de Filandia en el Quindío donde, según los cronistas de la época, los guaqueros extrajeron oro en cantidades extravagantes. Diego Torres, habitante de la vereda La Soledad, cuenta que los guaqueros todavía rondan esas tierras y que él mismo ha sido testigo de las llamas que súbitamente aparecen en la noche. Como si fueran fantasmas de tesoros enterrados que buscan ser descubiertos.

Pero, ¿cuál es el lío del tesoro?

Todo se remonta a 1891. Ese año el guaquero Fabio Lozano le vendió el tesoro Quimbaya al gobierno por un valor de 70 mil pesos. Las piezas pesaban 21 kilos de oro. Al año siguiente, en 1892, el presidente Carlos Holguín Mallarino, sin el permiso del Congreso, se lo regaló a la reina de España, María Cristina de Habsburgo-Lorena. Holguín dijo entonces:

"Se ha enviado a Madrid la colección más completa y rica en objetos de oro que habrá en América, muestra del mayor adelanto que alcanzaron los primitivos moradores de nuestra patria".

En 1893 el tesoro llegó a Madrid. Según Holguín, dicho obsequio fue una muestra de agradecimiento de Colombia con la corona, que ayudó a resolver un pleito fronterizo con Venezuela; 115 años después el abogado Felipe Rincón y la Academia de Historia del Quindío emprendieron una batalla por la recuperación del tesoro.

Su tesis es que el presidente Holguín no podía regalar ese patrimonio sin autorización del Congreso, menos si se trataba de la cultura milenaria de los quimbayas.
El magistrado Rojas les dio la razón, pero en Quindío no todos son optimistas. El historiador Ariel Granada tiene sus razones.

“Lo veo imposible. Yo recuerdo que aquí un alcalde de Armenia pidió el tesoro y le contestaron del Museo de América: señor alcalde de Armenia, el tesoro pertenece a la corona real española. Atentamente, Museo de América Madrid. Patético”.

El viejo Fortunato Piedrahita, un exguaquero de la zona que dice tener 110 años, es más optimista sobre la repatriación del tesoro.  

Recorrimos la vereda La Soledad, donde fue hallado ese patrimonio en 1890. Entre cafetales nos fuimos adentrando en los túneles de oro, ya saqueados. Desde esas cuevas, Álvaro Camargo, miembro de la Academia de Historia del Quindío, desanda el pasado de los quimbayas:
“En este lugar se encuentran las bocas o vestigios de los túneles donde se extrajeron las guacas que hacen parte del tesoro quimbaya. Victoriano Arias y Norberto Ospina, guaqueros avezados de la época de la colonización de este territorio, estamos hablando de 1890, encontraron en este lugar de La Soledad dos guacas donde extrajeron las 124 piezas de oro que hoy día reposan en el Museo de las Américas, en Madrid. En este lugar sacaron más de 400 libras de oro”.

Todo Filandia, todo Quindío y toda Colombia reclaman el tesoro. Sin embargo,  la respuesta del gobierno Santos a la corte va en otra dirección.

“Solo en el evento en que España manifestara su voluntad unilateral de entregar al Estado colombiano la colección que le fue donada en el siglo XIX, ese tesoro podría volver a Colombia".

En estas verdes montañas la fiebre del oro hizo sus estragos, pero el regalo histórico todavía les duele.

En manos de la Corte y del gobierno está ese regreso deseado.

Ver noticia original en Noticias Caracol

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.