Ir al contenido principal

Jorge Delgado, nuevo miembro de la Academia de Historia del Quindío.

Entrevista publicada en el Diario La Crónica (5 de mayo de 2014)

Es historiador y escritor, pero además fue fundador del cineclub El Mohán, que durante 32 años no solo ha mostrado cine a la comunidad, sino que ha realizado talleres con importantes invitados de este arte.

De los documentales realizados por Jorge Hernando Delgado Cáceres —nombrado como miembro de la Academia de Historia del Quindío el pasado viernes— se destaca el producido sobre la vida de Euclides Jaramillo Arango, ya que es el único que existe sobre este hombre.

“Fue un rescate visual de quien es considerado el fundador del Quindío y cofundador de la universidad del Quindío. Es muy importante tener el testimonio de él ya que logró desarrollar diferentes facetas en el departamento y contribuyó a su desarrollo. Aunque no nació en este territorio, sus libros los desarrolló aquí y los dedicó a esta región”.  

¿Cuál es su visión de la Academia de Historia del Quindío?


Inicialmente veía las academias como unos cementerios de personajes que hablaban de historia, pero según los últimos acontecimientos en la humanidad y viendo las diferentes manifestaciones con la cuestión de la globalización y todos los problemas que se han generado con respecto a la identidad regional, he cambiado la manera de ver estos organismos que velan por rescatar el patrimonio regional y en estos momentos considero que el papel de las academias es muy importante ya que cada día nos alejamos más de nuestras propias historias y de nuestra realidad social y juegan un papel destacado aquellas personas que decidan tratar de reinterpretar la historia local ya que considero que es la que se encuentra más avasallada ante todo lo mediático y la información global.

Como nuevo miembro de este organismo, ¿cuál va a ser su aporte?



Mi aporte va a ser el mismo que he desarrollado durante los últimos 35 años y tiene que ver con el rescate del patrimonio audiovisual del departamento.


Para esto he trabajado varias líneas de acción con la fundación cineclub El Mohán sobre lo que representa para nosotros los archivos audiovisuales; precisamente la ponencia que hice para entrar a la academia fue ‘La historia de la fotografía en el Quindío’ que hace parte de una culminación de un trabajo amplio ya que no existen padrinos o ciudadanos que logren rescatar o referenciar lo que ha sido este arte en nuestro departamento y es muy importante ya que desde el nacimiento de la región se han plasmado en imágenes sitios y personajes importantes y hay que evaluar este proceso y el papel que ha jugado la fotografía en el desarrollo de cada uno de los municipios y en este momento tengo la certeza de que el paso de la aldea a la ciudad está completamente registrado en fotos.

Usted menciona que se trata de un trabajo a través de El Mohán. ¿Cómo percusor de este, qué nos puede decir sobre este cineclub?


El departamento había tenido algunos cineclub concentrados en la universidad del Quindío y allí tomé esas banderas de ciudadanos como Álvaro Nieto, Manuel Gómez, Amparo Palacios, entre otros, quienes cumplieron un poco su ciclo, por lo que decidí seguir construyendo público que es lo que hemos hecho, pero además encontramos otras líneas de acción como es la investigación y de esta manera he logrado desarrollar algunos textos y libros con lo relacionado a los teatros y como ya mencionaba antes está el trabajo sobre la historia de la fotografía en el Quindío.


La fundación cineclub El Mohán nació en 1982 como una alternativa visual para la ciudad. Se presentaba en un comienzo en el aula máxima Camilo Torres de la UQ, pero también desarrollamos cine en el auditorio de la Cámara de Comercio de Armenia, participamos en el proceso visual del teatro Yanuba, Yuldana, Bolívar y el de la Cruz Roja, en donde logramos hacer nuestras presentaciones en 35 milímetros.  

Actualmente con el apoyo del Centro Audiovisual de la Uniquindío tenemos una programación permanente los miércoles a las 6:00 p.m. 

Usted ha escrito varios libros, pero entre estos se destaca uno que sigue los lineamientos de lo que es la cinematografía y la historia que se llama Imágenes y cinemas del Quindío. ¿Cuál es su importancia?


Para hacer este libro duramos cerca de 15 años rastreando la historia de los teatros de cada uno de los municipios del Quindío y su importancia se basa en que para las 12 localidades, estos lugares fueron el centro cultural y la ventana nacional que tenían los habitantes de estos lugares ya que para esos años no había mucha diversión ni posibilidades de contactarse con la cultura.


En estos sitios se presentaban músicos, se hacían actos de premiación, reinados y clausuras de colegios por lo que se convirtieron en focos municipales muy importantes y se logró reconstruir toda esa historia a partir de imágenes y testimonios de aquellos que de una u otra forma estuvieron vinculados a la proyección del cine y demás eventos en esas épocas.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.