Ir al contenido principal

Catedral de la Inmaculada Concepción

Por: Armando Rodríguez Jaramillo (Miembro de la Academia de Historia del Quindío) Armenia, 5 de marzo de 2009. Publicado en "Domus Dei. Las Catedrales del Eje Cafetero". Ministerio de Cultura, Banco de la República,  Museo de Arte de Pereira, Museo de Arte de Caldas. 2009

La primera capilla de que se tenga noticia se construyó, con la fundación de Armenia, el 14 de octubre de 1889, la cual fue levantada en madera y paja aprovechando los seis reales (sesenta centavos) recogidos para tal fin en un simulacro de mercado realizado ese día entre los colonos fundadores. El primer sacerdote en celebrar la misa fue el Presbítero marinillo José Ignacio Pineda, quien hace entrega de esa capilla, el 18 de noviembre de 1894, al Pbro. Ismael Valencia, primer cura residente de la naciente población hasta 1901. Le sucedió en la parroquia el Pbro. José María Arias, quién la traspasa en 1903 al Presbítero jericuano Vicente Antonio Castaño, que se dio a la tarea de construir un templo digno de la próspera población en el lugar que ocupa la actual Catedral.

Sobre este episodio, el historiador Rufino Gutiérrez, al pasar por Armenia en 1918, escribió: 

“El presbítero Castaño encontró que no había más iglesia que una casa de techo de astillas, y empezó a construir en el mismo asiento la actual parroquial.

Esta es muy amplia, de base de cal y canto, la cual tuvo que sacarse de gran profundidad y levantarse bastante del lado de atrás, por la desigualdad del terreno; el pavimento es de madera y el techo de teja de barro y el cuerpo de madera y guadua, por el estilo de las de Manizales. 

Con limosnas de los fieles compró el señor Cura un solar en la plaza y edificó en él la casa cural, de dos pisos.”

Por cerca de cinco décadas, la imponente construcción fue el centro católico de los quindianos hasta que el del 26 de septiembre de 1962, mediante Decreto Nº 362, el primer obispo de la Diócesis, Monseñor Jesús Martínez Vargas, conformó la Junta general Pro-catedral encomendándole la responsabilidad de construir la nueva Catedral de Armenia, encargando el proyecto, en 1966, al Presbítero Ángel de Jesús Arteaga, párroco de la Inmaculada.

Armenia, que vivía por esos años una euforia cívica sin precedentes, acogió la construcción de la nueva Catedral como un propósito colectivo. En pocos años, el diseño arquitectónico vanguardista, concebido por Jorge Collazos bajo la permanente tutela del obispo Martínez Vargas, se hizo realidad, y los armenios vieron nacer la década del setenta estrenando una moderna Catedral sin cúpula, que se eleva en triángulo pero conservando la tradicional planta rectangular en cruz latina.

La Diócesis de Armenia, creada por el Papa Pío XII por Bula conjunta para las Diócesis de Pereira y Armenia el l7 de diciembre de 1952, ha tenido hasta ahora cuatro obispos: Mons. Jesús Martínez Vargas (1953 -1972), Mons. Libardo Ramírez Gómez (1972 – 1986), Mons. Roberto López Londoño (1987 – 2003) y Mons. Fabio Duque Jaramillo, actual obispo de la ciudad.

Nota: Ante la vacante en el obispado de Armenia por el traslado de monseñor Fray Fabio Duque Jaramillo como obispo de la Diócesis de Garzón (Huila), desde el año 2012 monseñor Alberto Giraldo Jaramillo se desempeña como administrador apostólico de la Diócesis de Armenia por decisión del Papa Benedicto XVI.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.