Descentralizar la historia es una misión participativa

El pasado 30 de junio fue instalado el Centro de Historia de Armenia, con el apoyo de la Academia de Historia del Quindío.

En ese sentido, la AHQ se ha propuesto, bajo la coordinación del abogado Germán Medina, implementar los centros locales de historia en los municipios del Quindío.

Armenia, Montenegro, Quimbaya, Filandia, La Tebaida, Calarcá, Salento, Buenavista, Génova y los corregimientos de Barcelona y Pueblo Tapao ya cuentan con estos centros. Jaime Lopera Gutiérrez, presidente de la Academia de Historia del Quindío, habló con LA CRÓNICA sobre la descentralización de la historia en el departamento.

¿Cuándo fue la fundación de la Academia de Historia del Quindío?
La Academia ha tenido dos etapas: una la de su fundación desde 1980 y una segunda etapa que se inicia en 2001. Durante mucho tiempo su secretario perpetuo, Alfonso Valencia Zapata, mantuvo el despacho y la representación de la entidad hasta que el terremoto del 99 arruinó la oficina, los libros y demás papeles que allí habían. A la muerte de Alfonso, los restos del archivo de la AHQ terminaron en el Museo del Oro Quimbaya en un estado de humedad y deterioro que hizo necesario destruirlos totalmente.

¿Qué vino después?
Al renacer la institución en su segunda etapa, ingresaron varios académicos quienes, sumados a los fundadores, completan hoy 21 miembros. Solamente tres integrantes han dejado de existir en estos años: el fundador, Jesús Arango Cano, la historiadora Olga Cadena Corrales y el agrónomo Jorge Enrique Arias, lamentables ausencias de la academia quindiana.

¿Qué objetivos tienen y quiénes pertenecen a la entidad?
Podemos decir, muy brevemente, que esperamos servir como un organismo que explora y recrea la identidad quindiana. Nuestro equipo humano es una valiosa muestra de esa misión. Tenemos un grupo de colegas fenomenales, personas responsables, íntegras y honorables que le hacen honor a la región. Desde veteranos y experimentados estudiosos de la historia hasta jóvenes profesionales que aportan sus trabajos y materiales al conjunto de nuestros objetivos.

¿Cuál es la sede actual de la institución?
A partir de este semestre empezamos a despachar en la Sociedad de Mejoras Públicas, SMP, de Armenia, con cuyo presidente estamos firmando un generoso convenio de cooperación institucional que involucra recepción de libros y documentos, salones de conferencias y cabinas de investigación.    

¿Actuaciones principales de la entidad que merezcan destacarse?
Primero que todo, la larga batalla en favor de la repatriación del Tesoro de los Quimbayas que ha tenido dos vías: una, el camino político y diplomático que no ha servido para nada por el indecisión de los distintos gobiernos en reclamar a España la devolución de las piezas de oro nuestras que se encuentran en Madrid. Y el camino legal que consiste en una acción popular que hoy tiene ese asunto en la antesala de la Corte Constitucional donde en breve se dará el fallo decisivo, creemos que en forma positiva para el país. La opinión pública de nuestra región sabe que es una causa justa y nos acompaña moralmente en esta batalla por la identificación histórica.

¿Qué pasó con lo del camello?
Hace unos años ganamos la polémica sobre el famoso camello de la glorieta de Bomberos al que logramos desmontar después de revelar que había sido el símbolo negativo de una administración transgresora que hubo en Armenia. En estos días hemos logrado que la administración de la ciudad comprenda el valor del histórico parque de Los Fundadores donde se encuentran las cenizas de Tigrero y su esposa, y las placas conmemorativas de la creación del Departamento, entre otras.

¿Qué otras realizaciones muestra la institución?
Le hemos devuelto la importancia a la gesta del camino del Quindío para señalar que este sendero fue transitado por muchos personajes y ejércitos libertadores, y por los arrieros emprendedores que abrieron las puertas del progreso de la región al hacer la conexión entre el oriente y el occidente colombianos. 

¿Cuáles publicaciones de la AHQ se deben destacar?
Cabe subrayar los cuatro formidables libros de historia, hechos con el patrocinio de la Biblioteca de Autores Quindianos de la gobernación, con ensayos de los académicos donde se describen muchos pormenores de la vida regional. Estos textos son prácticamente el inicio de un volumen general donde, en los próximos dos o tres años, vamos a incorporar toda la historia del departamento.  

¿Cómo se dieron los Centros de Historia locales?
Bajo el enfoque anterior, precisamente queremos descentralizar la historia, hacerla participativa con todos los municipios existentes. Hemos creado los Centros de Historia de Armenia, Calarcá, Montenegro, Quimbaya, Salento, La Tebaida, Filandia y Génova, más los corregimientos de Pueblo Tapao y Barcelona. Este capital humano, comprometido y entusiasta, abarca a más de cien personas interesadas en sus historias locales y en proteger la memoria de sus lugares. Es una novedosa experiencia de historia participativa gracias a que la pequeña geografía quindiana nos lo permite.

Germán Rojas Arias
Periodista de La Crónica del Quindío - Entrevista publicada en La Crónica el 12 de julio de 2017


Comentarios