Ir al contenido principal

Manuel Buriticá Pérez primer ingeniero del Quindío

Antes de que finalice este año, el del cincuentenario de nuestro departamento y, al mismo tiempo, de la Sociedad de Ingenieros del Quindío SIQ, he querido dar a conocer, a grandes rasgos, diferentes aspectos de la vida de quien no solo fue el primer ingeniero nacido en el territorio del actual departamento del Quindío, sino también el primero en ejercer su profesión en él: Manuel Buriticá Pérez.

Nació el 8 de junio de 1892, en la esquina de la calle 19 con carrera 15 de la actual nomenclatura de Armenia, en ese entonces corregimiento del distrito de Salento, provincia del Quindío, Estado Soberano del Cauca, en el hogar formado por José Jesús Buriticá Melo, natural de Riosucio, y Carmen Pérez, natural de Neira. El pequeño Manuel estudió la primaria en Armenia y luego fue a Cartago, donde inició la secundaria como interno en el Instituto Mariscal Robledo; posteriormente viajó a Manizales a terminar dichos estudios en el Instituto Universitario.

A su regreso a Armenia, entra a trabajar en el almacén de don Chucho, su padre. Después de algunos años, Manuel decide estudiar ingenieria civil en la Escuela Nacional de Minas de Medellín (hoy universidad Nacional de Colombia, sede Medellín) donde termina estudios en 1923. Su tesis fue sobre la construcción de una planta hidroeléctrica. En esa época el gobierno no exigía título para poder ejercer, bastaba haber terminado estudios, porque, entre otras cosas, las pocas universidades que había eran todas buenas y no existían las ahora denominadas de “garaje”.

Se casó en 1924 con Teresa Baena Hoyos, nacida en Armenia, en la “falda de las arrugas” (calle 19 entre carreras 12 y 13), la que años más tarde sería pavimentada  por Manuel. Tuvieron 8 hijos entre los cuales hay tres ingenieros. Ellos fueron: Alberto, Ana, Jorge, Gabriel, Alfredo, Diego, Amparo y Rodrigo, quienes les dieron 20 nietos.

Grado de profesores y alumnos.

En 1939 la Escuela llamó a todos los ingenieros que habían terminado estudios en sus aulas para un grado colectivo, el 30 de noviembre, en el cual se graduaron profesores y alumnos al mismo tiempo.  Con Manuel se graduaron destacados ingenieros a nivel nacional, entre ellos:  Pedro Nel Gómez; Otto de Greiff; Mariano Ospina Pérez, después Presidente de Colombia, y su hermano Tulio Ospina Pérez; y José María Villa Villa, constructor del Puente de Occidente sobre el río Cauca entre los municipios de Santa Fe de Antioquia y Olaya, declarado Monumento Nacional.

Trazó la carretera Armenia - Calarcá.

En los primeros años de su ejercicio profesional Manuel entra a trabajar en las minas del “Aporreao” en Amagá, Antioquia, y luego pasa al Ferrocarril Central del Norte en Santander. Después elabora varios trazados de carreteras en el Chocó y retorna luego a la región del Quindío como ingeniero de zona en Calarcá y Armenia; traza, entonces, la carretera Armenia - Calarcá. Luego trabajó en el diseño de las plantas eléctricas de las entonces empresas Eléctrica Quindío y Eléctrica Municipal. Construyó el puente de Don Nicolás sobre el río Quindío. Fue jefe de Carreteras del departamento de Caldas, zona del Quindío. Diseñó y construyó las carreteras Barragán - Génova, Río Verde- Córdoba y Río Verde –Pijao, Quimbaya-Altagracia-Arabia, Cruces-Filandia y Asia-Viterbo. Construyó los cementerios Libre de Circasia y San Esteban de Armenia. Construyó también el acueducto de Filandia cuya bocatoma todavía está en la quebrada Bolillos. Hizo la concentración escolar Alejandro Suárez en la carrera 19 con calle 19 de Armenia, donde después se levantó la sede de la entonces Telecom. Construyó el parque principal de Montenegro, cuando todo el que pasaba daba instrucciones y “casi lo enloquecen”; así se lo dijo al gobernador de Caldas en la inauguración.

Industrial de Armenia.

Fue socio de la firma Constructora del Pacífico, la cual levantó rieles del ferrocarril y construyó la carretera Tumaco - El Diviso.   Además de la diversidad de obras de ingeniería en las cuales se desempeñó, Manuel fue industrial. En Armenia creó la fábrica de Aceites Quindío donde se elaboraba aceite de ricino (higuerilla), de ajonjolí, de girasol y de semilla de algodón. Esta fábrica después la trasladó a Bogotá, donde montó también la primera fábrica de líquido para frenos de Colombia: Líquido para Frenos Alfa. También tuvo una fábrica de fertilizantes.

Dueño de un fino sentido del humor, sus anécdotas deleitaban a sus contertulios; enamorado de su “Teresa del alma”, le llevaba serenatas al finalizar sus jornadas, primero de trabajo y luego de aguardiente; formador de sus hijos les inculcó el amor al estudio y les decía que escogieran la carrera que más les gustara y el lugar del mundo donde la quisieran estudiar, que él los costeaba. Hombre probo a más no poder, es un ejemplo de ejercicio profesional que la SIQ no ha dudado en reconocer: una de las condecoraciones que otorga lleva su nombre: Medalla Manuel Buriticá.

Tuve la fortuna de conocerlo y ser su amigo, ya en el ocaso de su vida, cuando yo apenas me iniciaba en este ya largo periplo de 45 años de ejercicio de la ingeniería. Fueron muchas las tertulias que tuvimos y las historias que le escuché, como cuando me dijo que a pesar de ser conservador, la mayoría de sus amigos eran liberales y por ello en su juventud, alguna vez lo llevaron a Fredonia, Antioquia, a una manifestación política liberal, la misma que él “se tiró” porque se pasó de tragos; casi le pegan al “indio Buriticá” como cariñosamente le decían.


Pero hay una anécdota en la que yo estoy involucrado: una noche de septiembre de 1976, en el marco del XIII Congreso Nacional de Ingeniería que se celebró en Armenia, estábamos en el inolvidable Club América con su hijo el Ing. Diego Buriticá Baena y el entonces rector de la universidad del Quindío, el Ing. Fabio Arias Vélez. Al calor de algunos whiskies se me ocurrió invitar al ingeniero Manuel a que fuéramos en los próximos días a visitar algunas obras hidráulicas que como Jefe de la entonces División de Acueducto y Alcantarillado de Empresas Públicas de Armenia, yo adelantaba. El viejo Manuel aceptó inmediatamente y fue cuando Diego me dijo, en medio de la risa de Fabio: “te metiste en la grande, seguro que mañana a las 7 a. m. estará mi papá llamándote para que lo lleves a ver las obras”. Efectivamente, al día siguiente a las 7 y 10 a. m. entró a mi casa la siguiente llamada: “doctor Orlay habla Manuel Buriticá, ¿cómo amaneció?, le cuento que ya lo estoy esperando para que me recoja y me lleve a hacer la visita a las obras que me prometió anoche”. Tuve que modificar mi agenda matutina y a las 8 a. m. ya estábamos en las zanjas…

Murió de un coma diabético en Cali a la edad de 85 años. Sus restos reposan en el cementerio Metropolitano del Sur, en el municipio de Jamundí, Valle del Cauca.

Artículo publicado en el Diario La Crónica del Quindío el 18 de noviembre de 2016.

Por Orlay Muñoz Marín
Ingeniero Civil - Miembro de la Sociedad de Ingenieros del Quindío - SIQ



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.