Ir al contenido principal

Resultados de la audiencia en la Corte Constitucional sobre el Tesoro de los Quimbayas


COMUNICADO 002 DE 2016

Resultados de la audiencia pública sobre la repatriación del Tesoro de los Quimbaya realizada en la Corte Constitucional el 28 de enero de 2016

Después de la audiencia del jueves 28 de enero en la Corte Constitucional (Bogotá), la Academia de Historia del Quindío – AHQ - estima que la gran mayoría de los expertos que intervinieron en dicho debate estuvieron de acuerdo con la devolución del tesoro de los Quimbayas a Colombia.

Esta numerosa opinión especializada y técnica podría inclinar las decisiones de los magistrados de la honorable Corte a dar su voto favorable a la repatriación, cuyo fallo sería, de una vez por todas, una doctrina nacional sobre el patrimonio material de la Nación.

Jaime Lopera Gutiérrez, quien con el abogado Felipe Robledo, fueron los voceros de la AHQ en esa importante sesión, dijo que la "la evidente anomalía del Presidente Holguín al entregar gratuitamente el tesoro a la Reina de España hace mas de cien años, es una prueba de que la identidad del país no puede regalarse".

No obstante, añadió: "esperamos alcanzar esta primera batalla por la vía judicial que tiende a probar la ilicitud del obsequio, pero para los quindianos el punto final no se ganará "sino cuando podamos tocar con los dedos un poporo de la colección Quimbaya”, denominación que ha sido sugerida por algunos expertos en antropología asistentes a la citada audiencia.

Las únicas dos voces discordantes de los voceros del Gobierno del Presidente Santos estuvieron del lado del Canciller (e) y el representante del Ministerio de Cultura, quienes manifestaron que no hay condiciones actuales para pedir la repatriación porque en 1892 el tesoro de los Quimbayas no era un patrimonio reclamable. La primera adujo que "no existe un mecanismo que permita a Colombia unilateralmente y de manera coercitiva, obligar al Estado español a restituir las piezas", en tanto que el segundo arguyó que "sería sumamente difícil para el Estado cumplir una orden que encara el desconocimiento de una obligación adquirida conforme al derecho internacional"

Es tal la contundencia argumental en favor de la repatriación de las piezas de orfebrería, que la Academia de Historia del Quindío anunció en la propia audiencia que “desde hoy se comenzarán las diligencias para pedirle al gobierno norteamericano de Barak Obama la devolución de las piezas de la misma colección Quimbaya que fueron vendidas al The Field Museum en Chicago en aquella misma época”.

Gonzalo Alberto Valencia Barrera
Secretario.
Armenia, 29 de enero de 2016

Comentarios

  1. Me parece ver como hormigas arrieras a los egipcios, por todo el mundo reclamando que su patrimonio sea devuelto. En realidad este es un tema que para algunos puede ser una quijotada y para otros una botada de corriente , solo apta para vitrineros. En lo que a mi respecta , es una ladrido al viento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.