17 de mayo de 2015

Conmemoración de los 35 años de la
Academia de Historia del Quindío


En la investigación “Limites pendientes: Dudoso deslinde entre Quindío y Risaralda”, se hace un singular análisis que desnuda la cadena de errores cometidos, propiciados en gran parte por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, en la delimitación realizada entre los municipios de Salento y Pereira. 

La argumentación esgrimida por el agrólogo Rodríguez Jaramillo se sustenta en el marco normativo que le da competencia al Senado de la República para definir los asuntos relacionados con límites departamentales, instancia que no fue tenida en cuenta al momento de firmarse el Acta de Deslinde, en 1979, entre los municipios mencionados. Quizás lo más sorprendente, es que para el deslinde se tuvo en cuenta un documento oficial de la Gobernación de Caldas, de 1930, en el que las descripciones de los límites de Pereira con Salento, y de Salento con Pereira, difieren en la cuenca alta del río Otún. ¿Cuál delimitación es la válida?, es un interrogante que abre una controversia que tarde o temprano se dará, sobre todo cuando las variables del agua y del ambiente adquieran connotaciones estratégicas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario