Ir al contenido principal

Palabras en el lanzamiento del libro Ensayos de Historia Quindiana (Vol 3)



PALABRAS PRONUNCIADAS POR ARMANDO ESPINOSA BAQUERO (MIEMBRO DE NÚMERO DE LA ACADEMIA DE HISTORIA DEL QUINDÍO) EN EL ACTO DE LANZAMIENTO DEL LIBRO ENSAYOS DE HISTORIA QUINDIANA (VOLUMEN 3) REALIZADO EL 09 DE MARZO DE 2015 EN EL CENTRO DE CONVENCIONES METROPOLITANO DE ARMENIA


Me corresponde el honor, en nombre de la Academia de Historia del Quindío y en representación de los autores, de hacer una breve presentación del tercer volumen de Ensayos de Historia Quindiana que hoy se da a la luz.

El volumen que hoy presentamos es la continuación de los estudios de los miembros de la Academia de Historia del Quindío sobre la realidad histórica de la región. Es además un homenaje a la Doctora Olga Cadena, miembro de la Academia, profesora,  investigadora y autora de una obra importante sobre la historia regional de su Quindío natal. Olga Cadena nació en Armenia, hizo su bachillerato en el Colegio del Rosario y luego una Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad del Quindío y un Magister en Historia en la Universidad Nacional.  Fue docente de secundaria y en la Universidad del Quindío fue también docente e investigadora durante veinte años; ocupó en el Alma Mater cargos de administración académica. Fue catedrática en otras universidades de la región. Desarrolló actividades culturales en Armenia y Calarcá y fue Miembro de Número y Vicepresidente de la Academia de Historia del Quindío.

La obra intelectual de Olga Cadena fue muy notable por su pertinencia y su profundidad analítica. Entre sus trabajos más importantes están: Procesos de colonización en el Quindío; el caso Burila 1884 – 1930 y La colonización del Quindío; con Juan Manuel Pérez la Historia de Armenia, período caucano 1889 – 1908, período caldense 1908 – 1966; con la edición de Alexander Betancourt Mendieta Importancia de la colonización empresarial en el Quindío, y Cartilla de Historia del Quindío.

Olga Cadena murió en 2012 dejando un gran vacío en la historia y en la cultura del Quindío y de la región.

El volumen tercero de Ensayos de Historia Quindiana contiene cuatro artículos y una investigación extensa, trabajos que conforman un tomo de 241 páginas. Los artículos inician justamente con una reimpresión del mencionado trabajo de Olga Cadena Importancia de la colonización empresarial en el Quindío, en el cual el lector puede captar de manera patente las claves del desarrollo de la región en la segunda mitad del siglo XIX y en las primeras décadas del siglo XX. En particular el papel de la Compañía Burila en el desarrollo de la infraestructura de la región, en detrimento de lo social y del orden público, se destaca como un hecho contundente.

John Jaramillo relata la historia del himno del Quindío en un artículo que con todos los detalles va desde la época de los trámites para la creación del Departamento, cuando se improvisó un himno con la música de una conocida ranchera mejicana, hasta cuando un concurso oficial seleccionó el actual himno, no sin algunas airadas protestas, pasando por el himno compuesto por los hermanos del Colegio San José, que fue durante varios años reconocido por la comunidad.

Un panorama de los desastres naturales ocurridos a lo largo de la historia del Quindío, desde lo que se sabe de la Epoca Colonial, es presentado por Armando Espinosa Baquero, científico e historiador de los desastres naturales. La investigación intenta por primera vez mirar de manera global los efectos de los fenómenos naturales en la región, no limitándose a los daños materiales sino dando además una mirada a los efectos sociales.

Por último, Nodier Botero Jiménez nos habla del Quindío en símbolos, ensayo de identidad regional. Después de un pormenorizado marco conceptual en que el autor diserta sobre el sentido y el valor del símbolo y sobre las etapas de su creación, describe los que en el Quindío son reconocidos  como elementos de identidad regional. Nodier Botero levanta un verdadero inventario de ellos, desde los de orden geográfico como el valle de Cocora hasta los de la cotidianidad, incluyendo oficios, familias y personajes, sin olvidar los de orden cultural como la música, la producción literaria, la arquitectura y los monumentos. El autor propone ese inventario como base para crear el imaginario y el destino históricos de la región.  

La investigación de fondo del volumen es de autoría de Armando Rodríguez Jaramillo con el título Límites pendientes: dudoso deslinde entre Quindío y Risaralda. Se trata de una extensa y juiciosa investigación de muchos años, basada en búsquedas sistemáticas de información en archivos oficiales  y en bibliotecas tanto a nivel regional como a nivel nacional.

El autor analiza pormenorizadamente y con gran criterio jurídico e histórico los hechos contundentes relacionados con el tema. La investigación parte de la valoración objetiva del Acta de Deslinde entre Salento y Pereira, promovida por el IGAC, firmada el 18 de mayo de 1979 en la vereda El Roble por representantes de estos dos municipios y de las respectivas gobernaciones sin disponer de textos históricos y legales que permitieran fijar el límite citados, que más que linderos entre municipios, corresponden a límites departamentales entre Risaralda y Quindío sobre los que tiene competencia exclusiva el Senado de la República.

Esta Acta de Deslinde mencionada hizo parte de los Estudios de Limites de Risaralda en 1979 y de Quindío en 1981, los cuales tampoco se apoyaron en texto legales para definir la línea divisoria en cuestión, coincidiendo todos en citar como información de referencia el documento de la gobernación de Caldas denominado Los Municipios de Caldas en 1931, que describe que el límite de Pereira con Salento es el río Barbas y que el de Salento con Pereira son los ríos Barbas y Otún.

Para el autor esas discrepancias no han sido resueltas hasta el día de hoy, por lo que hay un proceso de deslinde realizado con procedimientos contrarios a la ley y versiones diferentes de los límites de los dos departamentos con una zona pendiente por definir en la esquina nororiental del Quindío.


Para la Academia de Historia del Quindío este volumen es un paso más hacia la construcción de una historia regional. Con ocasión de la celebración del Cincuentenario de la creación del Departamento del Quindío en 2016 la Academia ha preparado un plan de publicaciones, en el cual ya están trabajando sus miembros. Un volumen que conformará el cuarto volumen de  Ensayos de Historia Quindiana  dará un panorama del desarrollo de diferentes aspectos claves en los cincuenta años del departamento. Dieciocho autores tratarán temas que incluyen el desarrollo de histórico e institucional, la economía, la sociedad, el cine, la cultura, el turismo, la educación, la historiografía, la arquitectura, la planificación y el proceso de creación del Departamento. Otro volumen incluirá la formación  física del territorio, con la sismicidad y el vulcanismo, y las fichas descriptivas del departamento, los municipios y los corregimientos.  También se publicará una obra comentada sobre Jesús Arango Cano con ocasión de su natalicio (junio 2015 a junio 2016) y del centenario de La Tebaida en 2016, municipio del cual era oriundo. Los tres volúmenes estarán terminados en diciembre de 2015 y difundidos en 2016.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.