Ir al contenido principal

La glorieta (Pierre Bouguer)

Por: Jaime Lopera Gutíerrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en La Crónica del Quindío, 22 de mayo de 2014

Un viajero francés, Pierre Bouguer, estuvo por el Perú y Colombia en 1749 y dejó consignada las memorias de esa expedición en un libro que fue publicado en su idioma hace poco. Un residente quindiano, Armando Espinosa Baquero, lo tradujo para la Sociedad Geográfica de Colombia de la universidad del Quindío, en la cual es profesor de geología, enriqueciendo notablemente la historiografía de los viajeros extranjeros que visitaron a nuestro país desde La Colonia.

Después de Humboldt muchos científicos, naturalistas y botánicos ingleses, franceses y alemanes vinieron a inspeccionar las noticias de Colón y demás cronistas para probar que los españoles habían realmente descubierto un nuevo mundo. Entre ellos vinieron también algunos espías encubiertos de diplomáticos para contar a sus gobiernos los hallazgos de España en estas posesiones.

Bouguer era un físico que tenía el encargo de confirmar la redondez de la Tierra haciendo, con Le Condamine, observaciones astronómicas y geodésicas que fueran útiles a los navíos y los exploradores. Como Newton decía que la Tierra era achatada, en tanto que los franceses alegaban que era alargada hacia los polos, la misión de Bouguer era confirmar alguna de las dos teorías.
***
Su llegada al Perú y la expedición por este país hasta el Ecuador y Colombia, está contada con muchos detalles que se escapan al oficio de geólogo para entrar en descripciones geográficas y antropológicas que serán materia prima para nuevos avances en la historia colonial de América. Las largas caminadas, el calor tropical, la humedad de la costa Pacífica, los animales y alimañas son incontables en esta relación del viaje, y en especial la cantidad sucesiva de temblores que no tenían semejanza en Europa.

Su entrada a nuestro país, de paso para Cartagena, lo hizo por el temible paso de Guanacas que antecedió por muchos años el camino del Quindío. Este último es mencionado por Bouguer cuando habla del paso que conduce de Cartago hacia Ibagué, “del que solo se puede salir con la ayuda de bueyes en vez de mulas”.  En ese recorrido conoció las tarabitas y la leyenda de las serpiente tatacoa que puede resucitar después de varios años.

En alguna parte el viajero alude a las “sandías de las tierras saladas de Armenia” (l´Arménia) por los lados del Cotopaxi; allí hace un recuento muy literario sobre las distintas figuras de las nubes y de los arcoíris del Chimborazo.  Su minuciosa descripción sobre las vetas de oro y su explotación por los nativos, pudo servir de estímulo para que se difundiera en el Viejo Mundo la sospecha de las riquezas naturales que existían en la América ecuatorial.Desde el punto de vista editorial, es impecable la edición al cuidado de su propio traductor, cuya prolijidad se destaca en esta versión contrastada entre el facsímil francés y la versión castellana al frente. La introducción y notas al pie de página iluminan mayormente este libro que es un notable aporte a los historiadores de la región y del país. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.