Ir al contenido principal

Paso de los aguadeños


Sobre el viejo camino que de la “Plancha”, hoy Circasia, conducía a Filandia, hoy se encuentran agraciados y maravillosos parajes cafeteros colocadas en los altozanos y laderas del cañón del río Roble, quebradas Cajones, la Coca y Portachuelo; riachuelos que adornan el ambiente con sus cascadas y raudales de límpidas aguas que discurren por entre frondosos relictos de selva húmeda andina, donde anida una delicada diversidad de árboles, aves y pequeños mamíferos.

Paso “arriero” y de a pie, que remataba en una fonda caminera conocida con nombre: “Los Aguadeños”, dispuesta en el cruce de caminos de la Española, en los limites tripartitas de Filandia, Quimbaya y Montenegro; donde actualmente se ubica una estación de gasoducto que va para Quimbaya, en la vereda el Vigilante del Municipio de Filandia. A la par, conducía a otra fonda, denominada: “Paraguay”, situada a la orilla del camino que llevaba a Montenegro. El nombre de “Aguadeños”, se debe a que los primeros dueños fueron unos colonos que llegaron de Aguadas.

Histórico paso del río Roble que se franqueaba por un hermosísimo y antiguo puente de herradura, también denominado: puente de los “Aguadeños”. Puente construido con vigas de barcinos, robles y laureles y techado con astillas de las maderas citadas; por donde vadeaban arrieros y viandantes con sus recuas, organizadas por doce a quince animales que transportaban productos y avituallamientos para proveer los mercados de las localidades recién fundadas;  también viajaban a mercar, a tomar trago. El puente de los “Aguadeños” que existe hoy, está construido en concreto y se sitúa aguas abajo del antiguo puente de arriería.

En el entorno de este maravilloso paso histórico, se relatan mitos y leyendas  que refieren la existencia de tesoros derivados de guacas indígenas y entierros de valiosos tesoros. La ficción alude  la existencia un inestimable entierro situado en el peñasco que limita en el margen derecho del antiguo paso, inmediato al río, narra el cuento, que todos los Viernes Santos se abre un portillo en la peña, en el que se despliega un fulgor dorado como el color del oro, que disfrutan los ávidos y  ambiciosos guaqueros a vagabundear por el lugar en busca del tesoro contenido en la gran peñón. Hasta ahora han sido infructuosas las búsquedas del entierro,   pues, se trata de una sepultura “encantada” de los aborígenes Quimbaya, por tanto no se ha encontrado, por que cambia de espacio en cada intentona de exploración.

El referido entorno traslapa otras representaciones del patrimonio histórico Quindiano: “La Pilastra”, “La casa museo Cipriano Echeverri”, el “Cementerio Libre, La fonda “Barcelona Alta”, en la vereda del mismo nombre, la “Guaca de Fachadas”, la “Trampa del Tigre” y la legendaria fonda “Granada”; todos ellos, se han ido borrando del imaginario de las nuevas generaciones de Quindianos,  con la complacencia y complicidad institucional, por no darles  el sitial correspondiente en la historia local, o lo que los nuevos gurús históricos denominan: “microhistoria”.

Por Álvaro Hernando Camargo Bonilla. Academia de Historia del Quindío.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.