Ir al contenido principal

Carmelina Soto Valencia
Armenia, 1916 - 1994
Poesía reunida

Estudio, edición y notas:
Carlos Alberto Castrillón
Yeni Zulena Millán Velásquez
Luis Fernando Suárez Arango
(Universidad del Quindío).

Sello Editorial Red Alma Mater
Pereira, 2015
Colección Clásicos Regionales

La vida y la obra de Carmelina Soto Valencia confluyen en el retrato de una mujer insurgente, solitaria, insumisa, cuya búsqueda poética estuvo marcada por la autenticidad y la ruptura. Para Carmelina Soto la poesía debe desnudar “ese relámpago que es un hombre viviente”; y para alcanzar la poesía, dice ella, hay que ser “un monstruo como yo”, que ha renunciado a la maternidad y ha rechazado los compromisos que la sociedad delega en las mujeres para anularlas en el arte: “vivir en función del niño, el marido, la casa”. Su itinerario de poeta es el de una mujer autónoma que trató de configurar una poética autónoma en un medio cultural hostil a ambas opciones.

Su voz de poeta desapacible es el testimonio de una estética de profunda humanidad disfrazada de palabra altanera, que reclama nuevas valoraciones, desligadas de viejas lecturas de inventario y de los equívocos y prejuicios históricos sobre la labor de las poetas colombianas. Como afirmara Arturo Guerrero, Carmelina Soto “llegará a ser grande cuando una generación fresca conozca sus poemas”.

Para la celebración del centenario del nacimiento de Carmelina Soto, la licenciatura en Español y Literatura de la Universidad del Quindío preparó la edición crítica de su obra poética completa. Este trabajo es producto de la línea de investigación en “Relecturas del canon literario”, que coordina el profesor Carlos Alberto Castrillón; se vinculan a la edición Yeni Zulena Millán Velásquez, estudiante de la licenciatura, y el profesor Luis Fernando Suárez Arango, investigador sobre la vida y obra de Carmelina Soto.

Son cinco los libros compilados en este nuevo título de la colección Clásicos Regionales del Sello Editorial Red Alma Mater: Campanas del alba (1941), Selección poética (1940-1950), Octubre (1953), Tiempo inmóvil (1974) y el poemario póstumo La casa entre la niebla (2007). Acompañan la edición una completa biografía de la poeta, dos estudios críticos y la documentación sobre su obra, incluido el catálogo de sus archivos personales.

Sello Editorial Red Alma Mater


Carmelina Soto Valencia (1916 - 1994)

Canción del amor fugaz


Cómo adoré tu gesto ilusionario,
tu gesto sin igual,
tu gesto de ceniza y de metal
cómo adoré…

Tú y yo en la vida, en la muerte,
en la tormenta,
entre la tempestad.
Yo sedienta
y hambrienta
y arrecida.

(S. O. S. de soledad a soledad)

¿Cómo no haber amado tu gesto ilusionario,
si hacía tempestad
y la noche en tu gesto estaba confundida,
ilusoria y tenaz como la vida?

Este recuerdo… Aurora boreal
este recuerdo…
hoja que al polvo vuelve
y del polvo retorna irreductible…
abisal…
Así el amor que fue.
Tu gesto de metal
¡cómo adoré!

(S. O. S. de tempestad a tempestad)

¡Mentira!
Como la hoja que en el viento gira
y torna
y vaga
y treme
y vencida y fugaz
victoriosa y vencida
el viento vengativo
en su brazo robusto la levanta,
así el amor que fue…
ilusorio
vario
vano
banal
imaginario
como en espejo ustorio repetido,
así el amor que fue…

(tu gesto de metal
cómo adoré)

Tu gesto distraído,
tu dinástico gesto
y el olvido
que en tu gesto venía confundido.

Tu gesto era tu voz que transcurría
como un agua cantando hacia el olvido
(y yo adoré tu gesto distraído).
¡Y era la eternidad!
La del momento…
eterno en su ansiedad
y su osadía.

—¿Oyes el S. O. S. hambriento
que da mi soledad
en la iracunda noche
de tu noche y la mía?

(Alegría… ¡Alegría!
Ya todo lo perdimos.
Podemos ir sin miedo entre la tempestad)


Carmelina Soto Valencia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.