Ir al contenido principal

Reconocimiento a Nodier Botero Jiménez

Escritor e historiador
Nodier Botero Jiménez
El diario La Crónica del Quindío publicó el 21 de junio de 2015 el editorial "La cátedra de la paz" en reconocimiento del meritorio aporte intelectual del escritor quindiano Nodier Botero Jimenez, miembro de la Academia de Historia del Quindío.

La Cátedra de Paz y el esfuerzo quindiano
  `
Nodier Botero Jiménez es el verdadero intelectual del Quindío. Loa a sus cinco textos pedagógicos sobre la paz.

Es verdaderamente loable y meritorio el esfuerzo del intelectual quindiano Nodier Botero Jiménez, que se adelantó siete años a la Cátedra de Paz, que el gobierno colombiano acaba de instaurar como ley de la República. Nodier se puso en la tarea académica de escribir los libros que serán la guía de esta cátedra para profesores de colegios, universidades y para el público en general. Y logró, en este esfuerzo intelectual, ver nacer cinco libros, todos orientados a la educación cívica y ciudadana para la convivencia pacífica.

Se trata de un conjunto de textos denominado: ‘La Educación Política Colombiana, Cátedra de paz’. Constituyen un soporte natural necesario para impulsar la paz en espacios académicos: escuelas, colegios y universidades y entre la ciudadanía en general. Son cinco libros: Competencia ciudadana desde la juventud, La educación política del ciudadano, Proceso histórico e ideológico en la construcción de Colombia; Paz, convivencia y participación, y Guías para comprender la Constitución Política Colombiana. Un verdadero tesoro para educadores, que somos todos, en momentos tan importantes para la vida del país. Un valioso aporte al posconflicto.

En realidad, en el país no existe una serie pedagógica sobre estos temas, tan completa como la que ha terminado el académico Nodier Botero Jiménez. Es un gran aporte a esa falencia de textos de estudios sobre educación política. Como dice el autor, la colección obedece a normas muy específicas que se han tratado desde los diferentes ministerios, especialmente el de Educación y del Interior, sobre los problemas relacionados con la convivencia, la paz, la participación ciudadana, con un enfoque desde la Constitución, que siempre se ha tenido como un documento digno de diferentes estudios analíticos de diversos tipos. 

Nodier Botero Jiménez es el verdadero intelectual del Quindío. Profesor durante más de 30 años de nuestra universidad estatal, es autor de varios libros, entre los que se cuentan: La gran novela burguesa, Crisis del bipartidismo y mitos del sistema en Colombia, El mito en la novela del Siglo XX, Crítica de la novela moderna, Los métodos modernos del análisis literario y Discurso y ciencia.  Recientemente la biblioteca de autores quindianos publicó su ensayo sobre la identidad de los quindianos. Melómano y purista del idioma español, su vida transcurre en Armenia en una infatigable búsqueda intelectual.

Nos complace registrar noticias como estas, y sabemos que una importante parte del país académico está mirando al Quindío, a buscar los libros de la Cátedra de Paz y la educación política en Colombia, que ha construido el coterráneo. Ojalá, que también nuestras universidades, las secretarías de Educación de Armenia y el Quindío, aprovechen no solo la sabiduría de estos textos, sino la gandilocuencia de este intelectual de la tierra quindiana.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.