Ir al contenido principal

Juan Friede: Primer historiador de la problemática indígena

Juan Friede Alter
Juan Friede Alter: Wlaba, Ucrania, 17 de febrero de 1901; Bogotá, Colombia, junio 18 de 1991. Científico, viajero, empresario, comerciante, antropólogo, indigenista e historiador colombo-ucraniano, uno de los pioneros de la llamada "Nueva Historia en Colombia".

Por: Rueda Enciso, José Eduardo. 

Tomado de: Revista Credencial Historia(Bogotá - Colombia). Julio 1999. No. 115 (http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/revistas/credencial/julio1999/115juan.htm)


La tradición historiográfica ha dictaminado que el documento es el fundamento del hecho histórico y de la reconstrucción de la historia, y sin ellos es imposible hacer historia y relato históricos. Así, el trabajo de recopilación documental que realizó Juan Friede (Wlava, Ucrania, 1901 - Bogotá, 1990) en los archivos españoles entre 1946 y 1962 ha sido uno de los mayores aportes a la historiografía colombiana. A través de los diez volúmenes de Documentos Inéditos para la historia de Colombia (1509-1550), más dos tomos de documentos sobre la fundación de la Casa de la Moneda de Santafé de Bogotá, ocho de fuentes documentales para la historia del Nuevo Reino de Granada desde la instalación de las Real Audiencia en Santafé, dos sobre la Rebelión Comunera de 1781 y otros numerosos documentos publicados en revistas y publiaciones varias, se puede reconstruir la dominación política, administrativa y cultural que tuvo España sobre el territorio de la actual Colombia, así como la conquista y colonización, sus rupturas y problemas. Todo este material, que no se consigue en los archivos colombianos, es de consulta indispensable para los historiadores profesionales y para los aficionados.
El trabajo adelantado por Friede en el Archivo de Indias de Sevilla y en el de Simancas es desde todo punto de vista meritorio. Pese a no ser colombiano de nacimiento, se había nacionalizado ya el 20 de febrero de 1930, tres años después de haberse radicado en Manizales como agente comercial. Abrazó entonces con entusiasmo y como si fuera propio el estudio de la historia nacional, especialmente de los indígenas y del proceso de aculturación, deculturación y tranculturación que afrontaron al encontrarse con los españoles y europeos, actividad que llevo a cabo sin presiones de ningún tipo, pues, durante los veinte años que precedieron a su radicación en Colombia, amasó una considerable fortuna que le permitió investigar libremente, sin depender de presupuestos públicos ni privados, pero teniendo siempre en cuenta la efeméride más inmediata, el hecho histórico más próximo, etc. No obstante, contrató sus recopilaciones documentales con entidades oficiales como la Academia Colombiana de la Historia, de la que fue miembro correspondiente desde 1946 y de número desde 1962, o con el Banco de la República; buena parte de los recursos obtenidos los destinó a la copia y transcripción de documentos. Además, pese a ser miembro de la Academia de Historia, trató de hacer una historia social, diferente de la línea oficial de la institución.
Su primera gran obra fue El indio en lucha por la tierra. Historia de los resguardos del Macizo Central colombiano (1944), con el cual se convirtió en pionero del estudio histórico de la problemática indígena colombiana, tema que ocupó 50 títulos de un total de 290 que publicó durante su vida, y con el que trató de despertar el interés de los colombianos como indigenista convencido que fue. El análisis del encuentro (roce, contacto y choque) de las dos culturas lo trató en obras hoy consideradas clásicas: Los Andakí 1538-1947. Historia de la aculturación de una tribu selvática (1953), Los Quimbayas bajo la dominación española (1963), Problemas sociales de los Arhuacos: Tierras, gobierno, misiones (1963) y Los Chibchas bajo la dominación española (1974); pero no se quedó en el mero estudio del fenómeno, pues intentó también profundizarlo a través de protagonistas como fray Bartolomé de Las Casas (1974), el obispo de Popayán Juan del Valle (1961) y los cronistas fray Pedro de Aguado y fray Pedro Simón, de los que además publicó sendas ediciones corregidas y comentadas de sus crónicas: Recopilación historial (1956-1957) y Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales (1978), lo que le permitió reflexionar también sobre Los franciscanos y el clero en el Nuevo Reino de Granada durante el siglo XVI (1957). Los conquistadores alemanes fueron también objeto de su atención, publicando un extenso tomo sobre los Welser en la conquista de Venezuela (1961) y otro sobre la vida y viajes de Nicolás de Federmann (1960). El conquistador español que más lo atrajo fue Gonzalo Jiménez de Quesada (1979). Los hechos de la historia posterior al siglo XVI que más le interesaron fueron la Independencia neogranadina y americana de España, de la que dio a conocer documentación novedosa y dos polémicos libros: La Batalla de Boyacá a través de los archivos españoles (1969), La otra verdad: La independencia americana vista por los españoles (1971). De la Revolución comunera de 1781, sólo publicó los tomos de documentos y algunos artículos y ensayos, pero su particular interpretación esta aún inédita.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.