Ir al contenido principal

Los caminos y los correos en el Eje Cafetero

Por: Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío.

El presente escrito ofrece una mirada somera sobre el sistema de comunicaciones y correos que se movilizaron por la red de caminos desde la conquista y la colonia hasta nuestros días. Una gran parte de la malla de caminos de los aborígenes fue utilizada y reproducida en las agrestes regiones de la Nueva Granada para efectos de los correos; pero, mucho más adelante, la tecnología postal europea llegó al Nuevo Mundo y así, por años, el tejido de los caminos de transporte se hizo paralelo con las necesidades de comunicaciones en la nueva sociedad.

Pocas investigaciones se han realizado en nuestro país tan amplias y detalladas como en el libro Comunicaciones y Correos en la Historia de Colombia y Antioquia, de Mario Arango, Augusto Peinado y Juan Santa María, quienes, con fuentes de primera mano en algunos casos, nos brindaron una panorámica completa de los diversos actores y las múltiples técnicas que se usaron para llevar el correo de aquí hacia allá en el vasto territorio antioqueño y caldense. Una gran parte de este artículo está escrito teniendo en cuenta este importante aporte historiográfico en torno a Antioquia, pero debemos ser sinceros en reconocer que las referencias a Caldas y estas regiones no son muy explícitas.


No obstante, los correos hacen parte de las comunicaciones por medio de los caminos. Dada la generalidad del sistema de correos, cuyas normas eran aplicables a toda la República, es fácil deducir entonces que las prácticas, las reglas sobre carreras, los portes y estampillas, tenían su equivalencia en estas regiones del Eje. Ese hecho nos animó a reseñar tales prácticas y hallarle una explicación al rol de las noticias y mensajes entre los pobladores de nuestra comarca.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.