Murió JESÚS ARANGO CANO.
Miembro fundador de la Academia de Historia del Quindío.


La Academia de Historia del Quindío lamenta profundamente la muerte de JESÚS ARANGO CANO sucedida en Armenia el 9 de enero de 2015.

JESÚS ARANGO CANO fue hijo de Luis Arango Cardona, fundador del municipio de La Tebaida, quién escribiera el libro Recuerdos de la guaquería en el Quindío, obra de obligatoria consulta en Latinoamérica sobre las culturas precolombinas. ARANGO CANO, quien estuvo casado con Marina Montoya, fue una autoridad en arqueología por sus conocimientos sobre los indígenas que habitaron la Hoya del Quindío. Fue un hombre cívico por excelencia que se desempeñó como diplomático en Brasil e hizo parte de las juntas pro departamento que lideraron en los años cincuenta y sesenta del siglo XX la creación del departamento del Quindío. Publicó el libro Geografía física del Quindío, primer texto de enseñanza en colegios y escuelas sobre el territorio, recursos naturales, demografía y economía del departamento.

Tuvo una gran versatilidad literaria cuyo legado dejó plasmado en más de cuarenta libros de diversos géneros como arqueología, historia, ficción, novela y cuento. Además, sus trabajos le valieron ser miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua y de la Historia y de la Sociedad Geográfica de Colombia.

ARANGO CANO hizo parte un puñado de hombre inquietos, entre los que se cuentan Gabriel Echeverri González, Horacio Gómez Aristizábal, Diego Moreno Jaramillo, Hugo Palacios Mejía, Bernardo Ramírez Granada y Alberto Gómez Mejía, que tenían la convicción de que había que investigar, conocer y salvaguardar nuestra historia, y que decidieron el 23 de mayo de 1980 fundar la Academia de Historia del Quindío, habiendo sido primer presidente al lado de Jaime Lopera Gutiérrez y Alfonso Valencia Zapata que obraron como vicepresidente y secretario respectivamente.

Se nos va un hombre íntegro que hizo un invaluable aporte a las letras y al conocimiento de la arqueología e historia local, y que contribuyó como el que más a la creación y construcción de este Departamento, por lo que siempre lo recordaremos como uno de los baluartes de la quindianidad y paradigma para las actuales y futuras generaciones.

En estos momentos de tristeza y nostalgia, la Academia de Historia del Quindío extiende un mensaje de solidaridad a su hermano Salvador, a sus sobrinos, a su ahijado Jorge Enrique López Montoya y a sus nietos Maria Fernanda, Felipe y Sebastián.


Armando Rodríguez Jaramillo
Miembro de número - Academia de Historia del Quindío.

Comentarios