4 de septiembre de 2016

La Tebaida 100 años

Por su importancia la AHQ reproduce el editorial de La Crónica del Quindío publicado el 4 de septiembre de 2016.

Luis Arango Cardona, el fundador de La Tebaida, no dejó, a pesar de ser un guaquero ilustrado, mayores evidencias sobre el nombre que le puso a su hacienda y luego al pueblo donde tuvo sus querencias en la profunda hoya del Quindío. Hizo público un concurso (1906) para bautizar al pueblo que él estaba creando, vendiendo lotes de su propia finca, como ahora hacen los comerciantes de condominios cerrados.

Y la gente, que vivía en los alrededores y que conocía los terrenos con el nombre de La Tebaida, se quedaron con esa denominación para el pueblo, en jurisdicción del ya municipio de Armenia. En ninguno de los textos que se escribieron en la época se explica el topónimo.

Pero es evidente que Luis Arango Cardona era un hombre formado y en su libro Recuerdos de la Guaquería en el Quindío, escrito en 1918 y publicado en 1924, se hacen alusiones a las dos posibles fuentes del nombre de La Tebaida.

La primera de ellas tiene que ver con el conocimiento que tenía Arango de la literatura y el arte en general de la antigua Grecia. Es muy recurrente la mención de autores, obras y, sobre todo, esculturas y ruinas de la antigua Grecia. “Cerca del río Espejo fue sacada una estatua de barro, hueca y de una vara de altura, más o menos. Representaba una joven para dar a luz. Barnizado todo el cuerpo con tinta negra quedaba todo tan lustroso que parecía charol (…) Si Fidias y Praxíteles hicieron desnudar a la prostituta Frené, que había llegado a la perfección corpórea, estos maestros en el compás trazan sus formas, las pasan al mármol, representan su hermosura (…) Este ingeniero indio, este otro divino maestro debió hacer desnudar una india de quince años…” (Arango, 1924).

Por eso, no es extraño que don Luis Arango hubiera conocido la obra completa de Homero, el gran escritor griego de la Iliada y la Odisea. Hay un canto de Homero poco difundido, llamado La Tebaida.

Es posible que el autor no sea Homero, pero proviene de la misma época y la misma región geográfica y, por tanto, estaba en la mente del fundador, como lo estaban los dos escultores antes mencionados.

La segunda referencia tiene relación con el culto que don Luis Arango le rendía a las momias egipcias y a todas las excavaciones y la práctica arqueológica en Egipto. Muy seguramente también, en sus lecturas sobre el particular, vio el vocablo La Tebaida, que corresponde a un topónimo amplio, que cobija lo que se conoce como el Alto Egipto, donde tuvo asiento uno de los reinos de la antigüedad que tenía por lo menos 17 poblaciones.
Es posible que el fundador de La Tebaida en la hoya del Quindío conociera estos detalles.
Las llanuras del Nilo, potencialmente las asoció con el maravilloso valle de Maravélez, donde confluyen dos ríos y forman uno más, el río De la Vieja. Y las momias y las riquezas de los faraones y sus tumbas las relacionó con las tumbas y las riquezas de los indígenas que iba hallando en su labor de guaquería.

El Alto del Nilo o La Tebaida, región donde queda también la ciudad de Tebas, cerca al mediterráneo africano, es, seguramente, el origen del nombre del municipio del Quindío, que está cumpliendo 100 años de haber sido fundado.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario