Jaime Jaramillo Uribe: Una vida, una obra

El historiador Jaime Jaramillo Uribe recibe
la visita de Gabriel Echeverri González
en  su apartamento en Bogotá el 8 de
diciembre de 2014
Gabriel Echeverri González (Miembro de la Academia de Historia del Quindío). 

Jaime Jaramillo Uribe, maestro  y artífice de la nueva historia, su legado intelectual es inmenso a través de sus libros y sus enseñanzas.

En la ciudad de Bogotá, donde vivió buena parte de su vida, murió el pasado 25 de octubre, el destacado humanista e historiador colombiano, Jaime Jaramillo  Uribe. Considerado el maestro y artífice de la nueva historia, su legado intelectual y bibliográfico es inconmensurable; la importancia de sus libros y de las enseñanzas impartidas en las universidades Nacional y de los Andes, constituyen una de las herencias más ricas, en la historia misma de Colombia.

Nacido el 22 de agosto de 1917 en Abejorral (Antioquia), muy pronto sus padres se trasladaron a Pereira, donde Teodoro Jaramillo, su papá, se desempeñó como secretario de un juzgado municipal. Allí hizo sus estudios primarios y parte del bachillerato, pero debió culminarlo en Bogotá, en razón a la muerte de sus padres. Su ingreso a la Escuela Normal superior en 1938, fue decisiva para su formación básica en ciencias sociales, bajo la égida del famoso profesor José Francisco Socarrás, quien era el director de la Escuela. Allí mismo comenzó sus labores docentes e inició sus estudios de Derecho en la Universidad Externado y en la Libre, donde finalmente se graduó en 1951.

En 1947 fue becado por el gobierno de Francia y cursó estudios en la Universidad la Sorbona, el Instituto de Estudios Políticos y el Centro Nacional de la Investigación Científica, algunos de sus profesores Jean Wahl, Gastón Bachelard y Geoges Gurvitch.

En 1952 ingresa como profesor de tiempo completo al Instituto de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional invitado por su director el reconocido intelectual Cayetano Betancur. Ese mismo año se casó con la antropóloga Yolanda Mora.

De 1953 a 1957 viaja a Hamburgo, como profesor extraordinario, con el fin de dictar la cátedra de historia Latinoamericana. Asiste a cursos de filosofía y sociología. Allí nace su hijo Lorenzo, consagrado pintor, ya fallecido.

En 1958, en el gobierno de Alberto LLeras, nombrado rector de la Universidad Nacional  Mario Laserna, fue designado como Secretario Académico del alma mater.

En 1962 fue nombrado Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional. Este año aceptó el encargo del Club Rotario de Pereira, de realizar su historia, con motivo de su centenario; Otún, como la llamó en sus Memorias Intelectuales. El libro La historia de Pereira, contó también con textos de Juán Friede y Luis Duque Gómez.

Bajo la dirección del Maestro, aparece el primer número del Anuario Colombiano de Historia Social y de la cultura, excelente publicación donde escribe  ensayos valiosos, y en el que posteriormente vertieron sus investigaciones muchos de sus alumnos, hasta la fecha.

En 1964 salió a luz pública, gracias a la editorial Temis, una de las obras más importantes " El pensamiento colombiano en el siglo XIX ", notable trabajo que comenzó en 1950 y concluyó en Hamburgo en 1956. La Universidad de Vanderbilt, en Nashville, Tennessee, en 1967, lo invito como profesor extraordinario y allí permaneció el año escolar.

En 1968 aparece la primera edición de su libro "Entre la historia y la filosofía", material de enorme valor teórico. En 1970 es nombrado Decano de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de los Andes, en reemplazo del benemérito filósofo   colombiano Danilo Cruz Vélez. Aparece ese mismo año "Historia de la pedagogía como historia de la cultura" publicado por la Universidad Nacional y que recogía excelentes materiales de sus cátedras sobre educación y cultura. A su vez, el mismo año, El Banco de la República editó " Antología del pensamiento político colombiano " en dos volúmenes.

En 1972 la Universidad Nacional publica "Ensayos sobre historia social colombiana". En 1975 se retira de la decanatura  y se vincula al centro de estudios económicos delos Andes como profesor e investigador. Enseguida viaja como profesor invitado de St Antony's College en la Universidad de Oxford, posibilidad  que le permitió viajar a Sevilla y abrumarse ante la magnitud de los Archivos generales de Indias.

En 1977 el presidente Alfonso López Michelsen, lo nombró embajador en la República Federal de Alemania. Es oportuno señalar que Jaramillo era amigo personal del gran presidente y este le manifestó a su canciller, Indalecio Liévano Aguirre, destacado historiador, su interés de nombre al maestro por su experiencia en Alemania.

En el entretanto, el Instituto Colombiano de Cultura  publicó "La personalidad histórica de Colombia y otros ensayos", en el número 27 de dicha colección. Al regresar al país se reintegra a la Universidad de los Andes y entre 1978 y 1980, bajo su dirección científica, se publican los tres tomos del " Manual de historia de Colombia", editado por Colcultura, excelente publicación que es infaltable en una bibliografía básica de historia nacional.

Jaime Jaramillo Uribe, el historiador más importante del siglo XX, representa un ejemplo de dignidad, dedicación, esfuerzo personal, coraje, lucidez y tolerancia.

A fines de 1979 asume la dirección del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina, organización de la Unesco con apoyos privados, allí realiza una tarea encomiable  y asiste a diversos eventos relacionados con los objetivos de la Institución. Al finalizar este ejercicio a finales de  1983, regresa a la Universidad de los Andes y se traslada al Departamento de Historia. Uniandes le publica al maestro Jaime Jaramillo Uribe la segunda edición, en dos tomos, de sus "Ensayos de historia social", edición aumentada y corregida.

En 1981 el presidente César Gaviria Trujillo le confiere al ilustre historiador, la Cruz de Boyacá, en el grado de gran comendador. En 1992 la Universidad Nacional de Colombia, siendo rector Antanas Mockus, le confiere el título de doctor honoris causa en Filosofía. Ese mismo año muere su hijo Lorenzo, notable pintor, a la temprana edad de 36 años.

En 1994 la Universidad de los Andes le confiere el título de doctor honoris causa en Filosofía y le publica "De la sociología a la historia", con prólogo del sociólogo Gonzalo Cataño. En 1995 recibe el premio Nacional a la Vida y Obra de un Historiador.

En 2002 inicia la redacción de sus memorias que finalmente publica  en 2007, con el nombre de "Memorias intelectuales" y con el sello editorial Taurus y la propia universidad. Es una obra maravillosa que desde el primer día he leído con verdadera emoción, y cuya dedicatoria me infla el corazón: "Para Gabriel Echeverri con el afecto de su viejo amigo, Jaime Jaramillo."

En 2005 fallece su señora esposa, la antropóloga Yolanda Mora de Jaramillo.

El maestro ha recibido los homenajes de los medios y la despedida de la academia colombiana, desde luego, por el desconocimiento del gran público, pasa desapercibida su desaparición; no obstante, su legado valioso queda como una herencia inigualable para la historia, la filosofía y la cultura nacional, para la cultura americana. Su partida nos hiere el corazón, con el orgullo de haber sido su amigo y el compromiso íntimo de guardar su memoria, la de un colombiano universal e íntegro, paradigma de bondad, lucidez y trabajo. !Dios lo tenga en la gloria!

Nota: Este artículo fue publicado en el diario La Crónica del Quindío en sus ediciones del 3, 10 y 17 de noviembre de 2015.

Comentarios