Ir al contenido principal

Quimbaya centenaria:
La junta pobladora de Alejandría (III)

Hugo Galvis Valenzuela, Historiador y miembro de la Academia de Historia del Quindío.
Jesús Alberto Alzate Villegas, Licenciado en Ciencias Sociales e Historiador.
Gonzalo Alberto Valencia Barrera, Secretario Academia de Historia del Quindío

La dinámica de la fundación prosiguió como tal, ya que el lunes 1º de noviembre de 1915 se protocolizó ante la Notaría de Filandia la Escritura No. 371, en la que se constituía la Junta Pobladora con 50 personas, que aportaban 25 pesos oro cada una, y con el objetivo de la fundación, adelantamiento y prosperidad de Alejandría.

Los pobladores firmantes de esta escritura fueron: Ricardo Echeverry, Francisco Arias G., Pedro María González, Luis María Ceballos y José María González G., vecinos de Montenegro, Pedro Antonio Mejía, Jesús Jaramillo, Jesús Marín Hernández, José Ignacio Gutiérrez G., Jesús A. Valencia D., Juan Evangelista Rodas, Ananías Ocampo, Gonzalo Duque, José Jesús Gutiérrez, Belisario Ramírez, Juan de J. Buitrago, Lorenzo Marín, Mateo Bernal, Antonio María Cifuentes, Jesús A. Montoya, Rafael Montoya, Francisco de Paula Montoya, Pbro. Pablo Sóstenes Valencia, Pablo Pareja, Gregorio Gallego, Maximino Gutiérrez, Hipólito Herrera, Francisco Uribe, Alejandrino Moncada, Eleázar Cardona, Rafael Arredondo, José María Benjumea, José J. Muñoz, Demetrio Salazar, Juan de Dios López, Julio Villegas V., Bartolomé Ospina, Jesús María Arcila, Miguel Giraldo, Pedro Zuluaga, Silverio Giraldo, Camilo Montoya, Jesús Duque G., Emilio Salazar, Pedro Grimaldo, Jesús María López G., Norberto Martínez, Braulio Pérez y Jesús Benjumea, vecinos de Filandia.

Luego, el 6 de diciembre de ese mismo año se promulgaron los estatutos de la Sociedad Pobladora de Alejandría, elaborados por el señor Mateo E. Bernal, quien a su vez los suscribió como Presidente en compañía de Juan de J. Buitrago (Vicepresidente), José J. Muñoz (Tesorero), Lorenzo Marín (Vocal), Antonio M. Cifuentes (Vocal), Erasmo Piedrahita (Secretario), Jesús María Jaramillo (Agrimensor) y la firma de 44 asociados más.

Estos Estatutos contemplaban el establecimiento de una sociedad anónima para reunir una cantidad de dinero suficiente para la compra de un lote en el paraje de La Soledad y establecer allí una población con el nombre de Alejandría.

Los Estatutos tuvieron como características centrales las siguientes:

1. Fijaba un número de 50 asociados, afiliados sin distinción alguna por razones de nacionalidad, política, religión, profesión u oficio o condición social.
2. Escogencia democrática de los miembros de la Junta Directiva, la que a su vez designaba el Agrimensor.
3. Compromiso financiero de sufragar cada asociado la suma de 25 pesos oro para la compra del solar que le correspondiese en suerte, el trazado de la nueva población y el inicio de las obras del acueducto.
4. Constituía un compendio de normas mínimas de urbanismo para guardar la uniformidad, la que se garantizaba con la elaboración de los planos de las edificaciones que se construirían en cada uno de los solares.
5. Previsión de los lotes para las edificaciones públicas: Iglesia y Casa Cural, Casa Consistorial, escuelas de niñas y de varones, hospital, cementerio, matadero. Además se tuvieron en cuenta los espacios para la plaza mayor y el parque Echeverry (sede actual del CAM).
6. Determinación de las funciones de los dignatarios de la Sociedad y de los derechos y deberes de los asociados, el reglamento de las reuniones ordinarias y extraordinarias y la especificación de los recursos financieros y las prioridades de su gasto.

7. Conformaban un esquema de normas de convivencia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.