Ir al contenido principal

Gabo y el exgobernador del Quindío Jaime Lopera Gutiérrez


Por: Jaime Lopera Gutíerrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el Diario La Crónica del Quindio. 20 de abril de 2014

En algún momento de esta breve historia de Prela en Bogotá, Gabo me hizo sentir su amistad cuando escribió, al dorso de una fotografía callejera tomada al frente del edificio de Avianca, en octubre de 1960, “este soy yo con el cuate Lopera, quien no quiere aprender a escribir cuentos.”

Con motivo de la foto publicada en El Espectador (junio 12, 2009), en la cual aparezco con García Márquez paseando por la carrera séptima de Bogotá, se me ha solicitado una breve evocación de ese episodio cuando la fortuna me puso en el camino del premio Nobel como su empleado en una agencia de noticias. Gabo era subdirector de Prensa Latina, una delegación periodística cubana que se estableció en Bogotá para contrarrestar las inexactas informaciones que daban las agencias norteamericanas sobre el desarrollo de la revolución cubana.  Plinio Apuleyo Mendoza era el director; Consuelo, una hermana suya, la secretaria; y con Iván Ocampo de la Pava y Eduardo Barcha, hermano de Mercedes, la esposa de Gabo, oficiábamos como los “infladores de cables” y mensajeros de la agencia.
El oficio de inflador de cables consistía en hacer legibles los garabatos que le llegaban por los audífonos a un operador de Morse,  quien escribía a toda velocidad en una Rémington vieja; enseguida nuestra labor era fechar y titular decentemente y luego llevar esos mismos textos a los grandes diarios de la capital.  Años después observé que Mustio Collado, el anciano personaje de Memoria de mis Putas Tristes, ejercía este mismo oficio tal vez como una reminiscencia del paso rápido de Gabo por aquella agencia cubana.

El operador de radio, trabajaba larguísimas jornadas sentado frente a un radiorreceptor donde recibía, desde La Habana, las noticias de ese país que no aparecían en los despachos de las tradicionales agencias internacionales de noticias. Muy a menudo, cuando el radio fallaba, hacíamos los cables en varias copias al papel carbón y a punta de chuzografía (vale decir, con uno o dos dedos de cada mano). Nuestro operador, el señor Norsa, era un experto en escribir su jeringonza y nosotros, expertos en adivinarle los grafismos que él nos pasaba.

Hecho este primer ejercicio de inflación del cable, que implicaba redactar coherentemente, añadir conjunciones, utilizar las proposiciones y hacer el lead de la misma noticia, nosotros mismos nos encargábamos de llevar el paquete de noticias a los principales diarios de la capital.  La siempre admirable capacidad de trabajo de Plinio (que a menudo le dejaba poco espacio a la iniciativa periodística de Gabo, de tal modo que éste siempre tenía tiempo para dedicarse a sus espléndidas narraciones) se reflejaba en los reclamos que solíamos recibir del director cuando hacíamos mal el oficio.

En algún momento de esta breve historia de Prela en Bogotá, Gabo me hizo sentir su amistad cuando escribió, al dorso de una fotografía callejera tomada al frente del edificio de Avianca, en octubre de 1960, “este soy yo con el cuate Lopera, quien no quiere aprender a escribir cuentos”. En esa foto, publicada primero en la revista Pluma que dirigíamos con Alfonso Hanssen y Jorge Valencia Jaramillo, y luego en la revista Cambio, sobresale mi corbatín provinciano al lado del escritor que habla y gesticula, vestido con su eterno saco a rayas tropicales. La dichosa fotografía en blanco y negro, cuya copia le hice llegar a Gabo a México con José Font Castro, es la misma que recientemente se ha publicado en el diario de la capital.

Cuando escribía, Gabo estaba siempre absorto en su oficio. Solía encerrarse en su oficina mientras los operadores de radio reproducían los despachos y los llamados “copywriters” hacíamos nuestro oficio bajo los titulares sugeridos por el jefe máximo de la agencia, Plinio Apuleyo. En algún momento de la mañana, ambos se reunían largo rato a platicar, a fraguar los envíos al exterior y revisar los cablegramas ya impresos en los periódicos locales. En otras ocasiones Plinio se ocupaba de atender por las tardes sus funciones como eficiente coordinador de las juventudes del MRL, en tanto que Gabo regresaba a su oficio discreto e imaginativo.

Allí, cerca de Prensa Latina, existía el famoso café Excelsior, donde se reunía la plana mayor del MRL, los redactores y políticos del semanario La Calle, y los poetas y escritores de la revista Mito. No obstante, Gabo prefería el café Los Cardenales, en la misma calle 18 con séptima, cuyo propietario era un simpático ansermeño que contrataba a unas bellísimas meseras de su tierra y nos dejaba escuchar tangos y música de carrilera. Allá en el fondo del café, solíamos ver a Jorge Trejos enamorando a una mesera, con una paciencia inagotable y sin esperar nada a cambio.

A veces, cuando la tertulia se volvía alcohólica después del almuerzo, algunos regresábamos después del trabajo y nos quedábamos hasta muy entrada la noche, oyendo recitar a Carlos Lemos Simmonds (cuando aún tenía el carné del PC), escuchando las disertaciones de Ramiro Montoya, Estanislao Zuleta y Mario Arrubla; o consintiendo el malhumor de Ugo Barti, fundador de la primera revista de cine, Guiones, que no dejaba de contradecir con el guionista y director Carlos Álvarez Núñez. Ya Gabo hacía rato que se había retirado del café, retornaba a la oficina de Prela y se encerraba el resto de la tarde a escribir y escribir como un bendito. Su tesón y su disciplina eran indomables, y en ellas ha radicado su éxito. Solo una vez me dejó leer un manuscrito, pero nunca pude decirle nada pues ni siquiera levantó la cabeza cuando le devolví el libro.

En una ocasión en que Gabo estaba en Barranquilla, alojado en el Hotel Prado, se encontró con Alberto Aguirre, a la sazón propietario de Aguirre Editor, quien le compró el cuento El coronel no tiene quien le escriba, ya publicado en la revista Mito, por trescientos cincuenta pesos que firmaron al borde de la piscina en una servilleta de papel, como lo recuerda Fernando Jaramillo en su blog Memorabiliaggm de Internet. Por aquel entonces, ya contratado por Prensa Latina en Bogotá, empezó a escribir su nueva novela.

Trabajaba con mucha disciplina en su oficina de la calle 18 de Bogotá. Cierta vez, de manera inexplicable pero generosa, Gabo me dio a leer esa novela que ganó el Premio Esso de Literatura y que había titulado Este pueblo de mierda1. Por este título se derivaron otros problemas: al parecer la Academia Colombiana de la Lengua pidió al escritor que cambiara el título y dos palabras del texto (“preservativo” y “masturbar”); pero la Esso, dueña de los derechos, ya había enviado el manuscrito para su impresión en España, con la desventura de que allí los puristas del lenguaje cambiaron las expresiones coloquiales de la obra y, como dijo el mismo García Márquez, prácticamente le doblaron el libro al español. Dos años después, en 1962, Gabo publicó La mala hora en Ediciones Era de México, donde ya vivía, restituyendo el lenguaje original del libro.

Cuando recibí de sus manos el manuscrito de aquella novela para darle una hojeada, me sentí un poco abrumado. En mis desvelos, mientras pasaba páginas y páginas, traté de copiar varias veces su estilo con el objeto de familiarizarme con el texto antes de exponerle después unos comentarios que por lo menos fueran descriptivos y juiciosos. Estoy seguro que deseaba responder a su confianza. Entonces veladamente recurrí a una amiga pereirana, Danner Bernal de Monzien —cuyo marido, un alemán tierno y grande, le había estimulado aficiones literarias—, para que hiciera mi oficio de “crítico” de tal modo que yo pudiese responder con suficiencia a las preguntas del autor.

Una semana después, cuando le regresé el manuscrito y estaba preparado para darle un discurso con las observaciones de Danner en torno a la novela, Gabo estaba tan embebido en alguna lectura que solo levantó la cabeza para decirme gracias y volvió a lo suyo.  Desde entonces cargo con ese pecado del silencio, cuyo exorcismo se recupera con esta nota, pero de cualquier modo no he dejado de sentirme siempre ufano por una oportunidad inigualable que hoy cobra una importancia extraordinaria, como la foto, dentro de los sucesos de mi vida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.