Ir al contenido principal

Se presenta libro sobre el Tesoro Quimbaya en el Museo de América en Madrid

La AHQ reproduce la nota publicada el 4 de marzo de 2017 en la página web Iguanalista sobre el libro titulado "El Tesoro Quimbaya, coedición y obra colectiva reflejo dela colaboración de diferentes enfoques de investigación".


El pasado 2 de marzo de 2017 se presentó el libro “El Tesoro Quimbaya” en la sede del Museo de América de Madrid, en un acto en el que intervinieron los editores del libro Alicia Perea, Ana Verde Casanova y Andrés Gutiérrez Usillos, junto al director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural Luis Lafuente y el Vicepresidente del CSIC José Ramón Urquijo.

En la presentación se destacó la importancia de la puesta en valor del patrimonio cultural. En este caso se trata de un importante fondo depositado en el Museo de América, no precisamente desconocido, pero sí insuficientemente estudiado. La obra no es un mero catálogo de piezas sino que tiene la virtud de reflejar tres enfoques muy diferentes de investigación que se enriquecen mutuamente:


a) El enfoque tecnológico desde la arqueología moderna: análisis arqueométrico expuesto por Alicia Perea (CSIC). Con este motivo se inició un proyecto de investigación en 2009 sobre arqueometalurgia con la finalidad de explorar la tecnología del oro en la cultura precolombina. Sin embargo, al analizar las figuras de oro (los pororos quimbayas) aparecieron también restos humanos en las cenizas que contenían. A partir de ellos se amplió el estudio con el análisis osteológico, de gran importancia para la datación de estos objetos que proceden de un hallazgo que en su momento quedó descontextualizado (fruto de la actividad de huaqueros, saqueadores de yacimientos en busca de materiales para la venta).

b) El enfoque histórico-documental: estudio de fuentes archivísticas y hemerográficas, expuesto por Ana Verde Casanova (Museo de América). A través de ellas se recoge y documenta el hallazgo producido en 1890, la donación realizada por Colombia a España en el contexto del IV Centenario del Descubrimiento (consultando por ejemplo fuentes diplomáticas en el Archivo General de la Administración), así como los posteriores destinos de la colección. Con estos datos ha podido establecerse que la colección expuesta en Madrid supone aproximadamente una quinta parte del hallazgo original. Aun así hay que felicitarse de la pervivencia de la misma, dado que pudo ser destruida por los huaqueros en el momento del hallazgo, pero también pudo haber sido “monetarizada” durante la guerra civil española.

c) El enfoque antropológico: análisis etnohistórico, expuesto por Andrés Gutiérrez Usillos (Museo de América). Desde este punto de vista se ha podido determinar que los objetos proceden de dos tumbas diferentes, que pueden corresponderse con seis individuos. El análisis de los restos humanos permite concluir que se trataba de personas de una elite, dada su dieta. La antropología cultural añade además el análisis de otros aspectos como incluso la sonoridad presente en los adornos de las orejeras.

Este esfuerzo combinado de diferentes especialistas y áreas del conocimiento, se complementa además con otra vertiente: el esfuerzo editorial. En este sentido se destacó la labor de los fotógrafos para lograr el punto de brillo adecuado para la labor, y la importancia de la colaboración del CSIC y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para la coedición de la obra.

Historia del Tesoro de los Quimbayas en el sitio web del Museo de América

Ficha de la obra
Perea, Alicia; Verde Casanova, Ana y Gutiérrez Usillos, Andrés (eds.). El Tesoro Quimbaya. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas; Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2016. ISBN: 978-84-00-10136-7. NIPO:723-16-248-5.

Sobre el autor de la noticia

Madrid, España


Se presenta libro sobre el Tesoro Quimbaya en el Museo de América en Madrid

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.