Ir al contenido principal

El puente de Boquía


Fotografía de Edgardo A. Olier I.
A finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX se construyeron en Colombia obras de ingeniería de gran importancia. Tales fueron, entre otras, el Puente de Occidente, sobre el río Cauca en Santafé de Antioquia, el Tunel de la Quiebra para el ferrocarril entre Medellín y Puerto Berrío, el Ferrocarril del Pacífico, el Ferrocarril de Caldas.

La más grande obra proyectada fué, sin duda, el Ferrocarril Armenia Ibagué. Se consideró vital para el desarrollo del país y aún para la seguridad nacional. Su construcción se inició durante la presidencia del Señor Miguel Abadía Méndez (1926 - 1930). Una parte importante de los 20 millones de dólares, que los Estados Unidos entregaron a Colombia como indemnización por el raponazo de Panamá, se gastó en las obras que se alcanzaron a construir desde entonces hasta 1948, año en el cual, el gobierno de Mariano Ospina Pérez, por múltiples razones, todas ellas insuficientes, suspendió de manera definitiva la construcción. Entonces la línea había avanzado desde Armenia hasta Boquía y desde Ibagué hacia Cajamarca, varios kilómetros.


En el territorio del Quindío las obras construidas fueron todas costosas por su diseño y por la calidad de los materiales empleados: túneles, muros y especialmente el puente sobre la quebrada Boquía a un kilómetro del caserío. Es este puente, una estructura de cuatro arcos, con alineamiento en curva y con altura aproximada de 12 metros sobre el lecho de la quebrada. Fué construido, según se dice, por mamposteros asturianos, hábiles y meticulosos a tal punto que lavaban las piedras, para la mampostería, con cepillos especiales, antes de colocarlas en su sitio.

Por su diseño estructural y arquitectónico es una obra de ingeniería que podría considerarse como Monumento Nacional. Los salentinos estamos en mora de rescatar esta maravillosa obra, conservando su nombre El Puente de Boquía, sus vías de acceso y la llamada explanada del ferrocarril o estación de Boquía, para un sitio turístico especial.

Ya el proyecto inicial del ferrocarril murió definitivamente. Pero cabe preguntarnos: ¿Cómo habría sido el desarrollo de Salento y el de Boquía si se hubiera realizado?. ¿Qué grandes beneficios hubiera traído para el país si la miopía y la ambición de los ineptos no los hubiera frenado?.

Un homenaje debemos hacer a la memoria de muchos hijos de Salento que allí trabajaron. En especial a dos ciudadanos que sin haber nacido en Salento, fueron hijos adoptivos de esta tierra: Don Efraín Sáchez y Don Reyilnaldo Villada ("Mi Rey") Topógrafos muy competentes, ciudadanos ejemplares y maravillosos amigos.


Por: Hernán Martinez Rincón (Tomado de Arrierías Salentinas. Edición No. 2.)


Nota: Arrierías Salentinas fue una publicación de cuatro hojas que hace algunos años circuló de forma esporádica impresa en papel tamaño carta. Era una publicación patrocinada por Jorge Enrique Árias Ocampo (q.e.p.d.) quién fuera miembro de la Academia de Historia del Quindío y secretario de la misma por varios años. Arrierías Salentinas se dedicaba a publicar historias de Salento, a recordar personajes y a proponer proyectos de desarrollo para el municipio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Armenia, una granja de cuyabras

Por Miguel Ángel Rojas Arias. Miembro de la Academia de Historia del Quindío
A los armenitas del Quindío les dicen cuyabros. El gentilicio de los nacidos en ésta, la capital del Quindío, es el de armenita, que no armenio, armeniano o armenense. El apelativo cuyabro es un apodo. ¿De dónde proviene uno y el otro? Voy a tratar de discernirlo teniendo en cuenta varias fuentes que iré, igualmente, citando.
No hay nada más especulativo que el origen del nombre de Armenia, designación que le fue dada a la hoy capital del departamento del Quindío. La primera versión fue consignada por el periodista e historiador Alfonso Valencia Zapata en su libro Quindío Histórico y que nos dice que el topónimo proviene de un homenaje que los fundadores le brindaron al pueblo euroasiático conocido como Armenia, tras la masacre sufrida en el año 1896 a cuenta de los otomanos.
Esa versión ha sido copiada casi por todos los escritores e historiadores locales que hacen referencia al nombre de la ciudad, sin fijarse…

Preludios de la autonomía quindiana

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío. Armenia. 20 de mayo de 2008
Entre 1905 y 1910, las regiones de Antioquia, Cauca y Tolima fueron desmembradas para constituir al nuevo departamento de Caldas, acogiendo peticiones de los pobladores de esta zona. El proceso resultó así.
Primero se creó el departamento de Manizales por medio de la Ley 17 del 11 de abril de 1905, compuesto por cuatro Provincias: Manizales, Aranzazu, Marmato y Robledo. Un año después (1906) la Provincia de Herveo, Tolima, entregó a Manzanares y Marulanda; y Antioquia aportó a Pensilvania segregada de la provincia de Aures. En 1907, cuatro poblaciones de la Provincia del Quindio ubicadas en la jurisdicción del Cauca (Armenia, Calarcá, Filandia y Victoria), pasan al nuevo departamento. Finalmente, en 1910, el decreto 340 de ese año creó el departamento de Caldas con capital Manizales; dos años después un municipio del Chocó, Pueblo Rico, hizo parte de la nueva realidad administrativ…

Crimen de Celedonio Martínez, inicio de una noche negra para el periodismo del Quindío

Por: Miguel Ángel Rojas Árias. Miembro de número de la Academia de Historia del Quindío.
Publicado en el diario La Crónica del Quindío, 09 de febrero de 2014.

El 10 de octubre de 1959, después de leer su editorial, titulado Silencio, el periodista Celedonio Martínez Acevedo se quedó sentado, llorando, frente al micrófono del noticiero Radio Gaceta, espacio que se transmitía por la emisora Voz de Armenia.
Martínez hablaba del asesinato de 19 personas en el paraje de Planadas, en jurisdicción de Calarcá, a manos del bandolero Efraín González.
El periodista Germán Gómez Ospina, su amigo y compañero en Radio Gaceta, contó mucho tiempo después: “La cuadrilla de Efraín González fue la responsable de la espantosa matanza. Más tarde, en la finca El Diamante, en jurisdicción del municipio de Circasia, diría Efraín González cuando trataba de vender un revólver: ‘Con este repasé a los 19 de Planadas y ni siquiera se me recalentó’.