27 de julio de 2016

El valle de Cocora tiene ese nombre desde 1900

Plano de la finca Britalia, donde aparece el nombre La
Cocora, levantado en 1900. Propiedad de Darío Marulanda.
Por Miguel Ángel Rojas. Miembro de la Academia de Historia del Quindío y director del diario La Crónica del Quindío. Publicado en el diario La Crónica del Quindío el 25 de julio de 2016

Con la publicación del artículo: Álvaro Mutis y las minas de Cocora, firmado por el antropólogo Roberto Restrepo Ramírez, miembro de la Academia de Historia del Quindío, AHQ, (Álvaro Mutis y las minas de Cocora, 22 de mayo de 2013) se formó una polémica sobre el origen del nombre del valle de Cocora.

A la aseveración de Restrepo en el sentido de la existencia de minas de oro en los alrededores de los ríos Cocora y Coello, referidos por el escritor Álvaro Mutis en entrevista con el abogado y periodista César Hincapié Silva sobre el libro de aquel: La nieve del almirante, el académico Armando Rodríguez lo refuta, (La tienda de Cocora y el Valle de Cocora) (La AHQ abre debate sobre el nombre del valle de Cocora) argumentando que no se trata del municipio de Salento, Quindío, sino de Ibagué, en el Tolima.

24 de julio de 2016

Me encontré en la vida con... César Hoyos Salazar

Por Gabriel Echeverry González. Miembro de la Academemia de Historia del Quindio. Armenia, 22 de mayo de 2016 

Desde la grama que rodea la facultad de Ciencias Humanas en la universidad Nacional de Colombia, recién ingresado al augusto templo del saber, un contertulio ocasional me dijo: Ahí va César Hoyos del Quindío. En efecto, caminando erguido y con grandes zancadas, iba César por los alrededores de la Facultad de Derecho.

Sus padres Floro Emilio Hoyos Gómez, nacido en Granada, Antioquia y la dama Teresa Salazar Tamayo, contrajeron matrimonio el 12 de enero de 1938, en Granada; después del nacimiento de la primera hija, Noralba, viajaron a Génova, Quindío, a principios de 1939, gracias al apoyo de un primo de Floro, Carlos Hoyos. En Génova nacieron Gonzalo, Teresita, Fabio y César (19 de febrero de 1944). En Armenia: Martha Lucía, Libia, Inés, Óscar, Luz Elena, María Teresa y Carmenza.

19 de julio de 2016

Bolívar y el 20 de julio

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío.


En alguna calle de Londres hay una placa de mármol negro con la siguiente inscripción: “En honor de Simón Bolívar el Libertador quien, debidamente acreditado como primer representante hispanoamericano, fue recibido en este palacio el 17 de julio de 1810 por el Marqués Wellesley, Primer Secretario de Estado de su Majestad en la Cartera de Relaciones Exteriores”.

Esta es una primera respuesta a un amigo quien me sorprendió recientemente al preguntarme si sabía dónde se hallaba Bolívar el 20 de julio de 1810.  Este episodio de la vida del Libertador, como su breve paso por la isla puertorriqueña de Vieques, es usualmente desconocido por la gente por lo cual se hace oportuno recordarlo.

17 de julio de 2016

Controversia por obras en la plazoleta del parque de Los Fundadores

Estado de abandono del monumento a la Junta Pobladora
 de Armenia luego 
de la remodelación del parque de Los
 Fundadores realizadas por la Empresa de Desarrollo de
Armenia
La Academia de Historia del Quindío reproduce la noticia que el domingo 17 de julio de 2016 el diario El Tiempo publicó sobre el estado de abandono del patrimonio cultural ubicado en el parque de Los Fundadores de Armenia bajo el título Controversia por obras en la plazoleta del parque de Los Fundadores 


La polémica continúa entre la Academia de Historia del Quindío y la Alcaldía Municipal.

Hace 50 años la plazoleta del parque de Los Fundadores, al norte de la capital quindiana fue el lugar elegido para ser el escenario donde se posesionaría el primer gobernador que tuvo el departamento, Ancízar López López.
Actualmente, en ese emblemático lugar, considerado por los expertos como un patrimonio histórico para el departamento, se construyeron varios locales comerciales y un baño público que, al parecer, aún no han sido alquilados pero que, sin embargo, son motivo de discordia entre la Academia de Historia del Quindío y la Administración.

14 de julio de 2016

Sin cuenta ni gloria

Estado de la plazoleta del parque de Los Fundadores
en Armenia donde se posesionó Ancízar López como

 primer gobernador del Quindío el 1 de julio de 1966
Por Armando Rodríguez Jaramillo (Miembro de la Academia de Historia del Quindio)

La celebración del cincuentenario del Quindío no generará recordación porque careció de valor simbólico que recordara nuestros orígenes y lo que somos como grupo humano.

A un pueblo se le reconoce por su identidad, su pasado y tradiciones, por su acervo cultural, por el conjunto de bienes patrimoniales que dan testimonio de su existencia y que cumplen la función de hacerlo visible dándole sentido de pertenencia, conciencia y orgullo colectivo.

Pero transitamos por tiempos de olvido y desprecio por nuestra heredad. Retazos de nuestra historia hay a lo largo y ancho de este territorio, pero tal vez el lugar que concentra el mayor valor patrimonial es el parque de Los Fundadores, sitio emblemático que aún persiste a pesar de la desidia y el ultraje al que ha sido sometido por parte de las autoridades y a la falta de civismo que nos hizo inmunes a estos desaciertos.

11 de julio de 2016

Concepciones políticas de Arango Cano

Por Jaime Lopera Gutiérrez. Presidente de la Academia de Historia del Quindío, 31 de mayo de 2016

La abundante bibliografía de la obra de Jesus Arango Cano, JAC, es versátil y variada. No se contentó nunca con un tema específico, sino que espigó en otras temáticas como fruto de su avidez por conocer el mundo que lo rodeaba. Encontramos en su obra estudios sobre el café, serias exploraciones sobre la cerámica aborigen, sobre la mitología indígena en América Latina, sobre los abusos de la política, y los fenómenos de la inmigración, pero sobre todo por sus cuentos y novelas, sus narraciones infantiles y desde luego por sus estudios críticos sobre la lengua española,  trabajos que le valieron ser miembro de número de la Academia Colombiana de la Lengua y la de Historia, amén de la Sociedad Geográfica de Colombia, entre otras distinciones que le ha ofrecido la vida.

6 de julio de 2016

¿Valió la pena la segregación?

Ponencia presentada por Gonzalo Alberto Valencia Barrera (gvalenba@gmail.com), miembro de número de la Academia de Historia del Quindío, en el conversatario ¿Valió la pena la segregación? realizado por la AHQ el 5 de julio de 2016 en el Salón Bolívar de la Gobernación del Quindío en el marco de la conmemoración del cincuentenario del Departamento.


Se ha reconocido que la gesta emancipadora del Quindío fue cívica gracias a la gestión adelantada desde la segunda mitad del siglo pasado por prestantes personas de la ciudad de Armenia. Sólo cuando estaba en ejercicio la cuarta junta constituida para tal empeño es que se torna más clara la opción para hacer realidad la segregación. El Frente Nacional, expresado en la alternación entre liberales y conservadores, hacía viable que fuesen al Congreso de la República senadores y representantes atendiendo cada partido el respectivo 50% de la circunscripción electoral. De manera que los políticos quindianos veían que para acceder al Congreso no tendrían necesidad de competir electoralmente con los candidatos del departamento de Caldas. La aprobación de la segregación en 1966 estaba en línea con el querer de una buena parte de la población, pero el beneficio soslayado de tal decisión lo recibía la casta política al tener todo duplicado en materia de burocracia: una gobernación, una contraloría, una lotería, una licorera y así otras dependencias para escapar del supuesto centralismo caldense.

4 de julio de 2016

Conversatorio ¿Valió la pena la separación del Quindío?



COMUNICADO Nro. 09 DE 2016

La ACADEMIA DE HISTORIA DEL QUINDÍO invita al conversatorio "¿VALIÓ LA PENA LA SEPARACIÓN?, evento académico que se realiza en el marco de la programación oficial de la celebración del CINCUENTENARIO DEL DEPARTAMENTO DEL QUINDÍO y que se realizará el martes 5 de julio en el Salón Simón Bolívar de la Gobernación (piso 4), en el horario de 4 a 7 pm con entrada libre.

En este conversatorio la tesis central sobre la conveniencia de la separación del departamento del Quindío de Caldas será expuesta por el académico Gonzalo Alberto Valencia Barrera, y participaran en la discusión haciendo sus propios planteamientos los académicos Armando Rodríguez Jaramillo y Nodier Botero Jiménez y el exsenador Javier Ramírez Mejía. 

El evento será moderado Jaime Lopera Gutiérrez (Presidente de la AHQ) y Natalia Botero Jaramillo (miembro de la AHQ)

Además, en este acto se contempla presentación del video sobre el Cincuentenario del Quindío producido y editado por la propia Academia.


NOTA: En las próximas semanas serán lanzados dos libros: una historia de las razones de la segregación y las anécdotas que rodearon la firma de esta ley publicado por la Universidad del Quindío y el libro ganador del concurso del Ministerio de Cultura titulado “Armenia, enclave exportador de café 1927-1959”, un documento de excepcional importancia para entender el papel de la caficultura quindiana en el escenario nacional.

Jaime Lopera Gutiérrez
Presidente 

1 de julio de 2016

Palabras del Presidente del la AHQ en los 50 años del Quindio



Palabras pronunciadas por el Presidente de la Academia de Historia del Quindío, Académico y exgobernador Jaime Lopera Gutiérrez, en el Tedeum ofrecido en la Iglesia Catedral de La Inmaculada Concepción de Armenia el 01 de julio de 2016 con motivo de la celebración de los 50 años de creación del departamento del Quindío.


EL QUINDÍO UN MAR DE ESPERANZAS

La presente celebración del Cincuentenario de creación del departamento del Quindío es un parteaguas, como el caso de Moisés cuando dividió el mar Rojo para pasar a una nueva historia. La verdad es que estamos dejando atrás este pasado con la idea de que nuestra generación le entrega a una juventud inteligente y fresca la responsabilidad de los próximos cincuenta años, porque ella es la llamada a ofrecerle al pueblo quindiano unas mejores y diferentes condiciones de vida y de cultura.